La inflación en la zona euro sigue estancada en el 0,8%

stop

COYUNTURA ECONÓMICA

24 de febrero de 2014 (12:12 CET)

La zona euro sigue estancada. Y prueba de ello es la tasa de inflación interanual, que se situó en el mes de enero en el 0,8%, siguiendo la misma tónica del mes de diciembre. Pese a ello, es una décima por encima de la estimación inicial que había realizado la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Pero la evolución mensual de los precios en la zona euro registró en enero una caída de la inflación del 1,1%. Sin tener en cuenta la evolución de los precios de la energía, la inflación interanual de la eurozona fue del 1% en enero, igual que el mes anterior, mientras que al excluir también los precios de los alimentos frescos, lo que se conoce como inflación subyacente, los precios subieron un 1%, una décima más que en diciembre.

Los carburantes bajan


Es decir, es el precio de los carburantes el que está llevando la inflación a la baja, cuando suele ocurrir lo contrario. Así, los precios de la energía registraron en enero una caída interanual del 1,2%, tras haberse mantenido estables en diciembre, mientras que el coste de los alimentos, las bebidas y el tabaco aumentó un 1,7% interanual, frente al 1,8% de diciembre.

En el caso de los servicios, la inflación interanual registrada en diciembre fue del 1,2%, dos décimas por encima de la lectura observada el mes anterior.

Países de la zona euro, ya en deflación

El fantasma de la deflación, por tanto, no se acaba de alejar. De hecho, entre los países de la zona euro, Chipre (-1,6%) y Grecia (-1,4%) ya se encuentran en deflación, mientras en Eslovaquia los precios se mantuvieron estables y en Portugal subieron apenas un 0,1% interanual, mientras que en España e Irlanda lo hicieron un 0,3%.

Respecto al conjunto de la Unión Europea (UE), la tasa de inflación interanual se situó el pasado mes de enero en el 0,9%, una décima por debajo del dato de diciembre.

El peligro, por tanto, sigue presente. Europa podría emular el camino de Japón, con una atonía de su economía que coquetea con la deflación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad