La Premier League, también en bancarrota

stop

Sin título

03 de junio de 2009 (00:05 CET)

La final de la copa de Europa de fútbol, además de enfrentar al FC Barcelona y el Manchester United, sirvió para confrontar dos modelos de gestión económica: el inglés y el español.

Un estudio realizado por el experto Josep María Gay de Liébana, junto con Álvaro Huby y Tomás Pintado analiza el fenómeno económico del fútbol británico de primera división y concluye que la primera división británica está en bancarrota.

El estudio (vea el documento completo), que se presenta este miércoles en Madrid, analiza y compara los resultados económicos de la liga británica, con datos correspondientes al año 2006-2007. En sus conclusiones se deduce que la liga inglesa tiene una situación patrimonial negativa, como la española.
Así, el estudio indica que los 20 clubes de la primera división inglesa manejaban unas inversiones totales de 2.781 millones de libras, a un cambio a 30 de junio de 2007 de 1 libra = 1,44856 euros.
Por lo tanto, los activos totales de la Premier League eran en la fecha indicada de 4.131 millones de euros. La cifra se sitúa por encima del fútbol español que en aquella misma temporada tenía unos activos totales, de 3.031 millones de euros.

De los activos ingleses, 2.192 millones correspondían a activos inmovilizados y 589 a activos corrientes. El peso pues de las inversiones en activos fijos equivalía al 78,8% del conjunto de los activos.

¿Cual era la inversión en jugadores?, pues en términos brutos sumó 1.392 millones de libras, (unos 2.068 millones de euros) y una vez descontadas las amortizaciones, la inversión neta en estrellas de balón supuso 749 millones de libras (1.113 millones de euros).

Los clubes ingleses, afirma el estudio, han realizado fuertes inversiones en sus instalaciones y recintos deportivos. También han invertido mucho en las adquisiciones de derechos federativos de jugadores, como es el caso de las fuertes apuestas echas por Abramovich en el Chelsea.

Los activos circulantes responden, afirma el trabajo de Gay, a un formato similar al del fútbol español; algo de existencias, mucho deudor y efectivo y otros activos líquidos. De hecho, los 589 millones de libras se reparten entre 110 millones de existencias, capítulo éste muy relevante en el fútbol inglés dada su impronta de comercialización y merchandising; más de 284 millones de deudores, lo que denota su potencia comercial y los inherentes derechos de cobro y, finalmente, más de 192 millones en tesorería.

Pero la sorpresa surge de examinar la financiación de los clubes ingleses de la Premier, que en 2006-2007 tenían una deuda de 2.842 millones de libras esterlinas, o en euros, 4.222 millones.
Si los activos totales de la liga inglesa suman 2781 millones de libras y las deudas 2842, “algo falla aquí”, afirma Gay. Existe un agujero negro de 61 millones de libras, concluye el trabajo.

La financiación de los clubes ingleses de la división de honor se reparten entre 1.600 millones en deudas a largo plazo, y 1.242 millones de exigible corto plazo. O dicho de otro modo, los pasivos no corrientes eran el 57,5% y los corrientes el 44,7%, con lo que los números negativos equivalían al 2,2%.

El trabajo de Gay concluye que al finalizar la temporada 2006-2007 la situación de la Premier League era de bancarrota.

El impacto de varios clubes muy significativos como el Chelsea, Everton, Bolton, Portsmouth, Aston Villa, Middlesbrough, Newscastle, Fulhamm y Sheffield United, provoca que la suma de sus patrimonios negativos sea superior a la suma positiva de los restantes clubes.
.
De los 20 clubes de la Premier 9 tenían una posición favorable de fondos propios y en teoría no se encontraban en situación de quiebra, pero los otros 11 adolecían de fondos negativos, es decir, debían más de lo que tenían: bancarrota en clave de Premier League.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad