La recuperación de España beneficia las inversiones extranjeras en Catalunya

stop

FUTURO ECONÓMICO

 Artur Mas, en el acto con los empresarios./Rubén Moreno

12 de julio de 2014 (21:32 CET)

España se ha beneficiado en los últimos meses, y a lo largo del último año, de un cambio en las perspectivas económicas, que se añade a la superación del riesgo que atenazaba a la zona euro. Ello ha permitido que lleguen las inversiones extranjeras, y que el capital, salvo algunos meses donde se han producido salidas todavía, ha regresado y se ha orientado en diferentes ámbitos como el industrial o el financiero.

Según diferentes analistas y empresarios consultados en las últimas semanas, esa mejora “de la marca España”, ha beneficiado también, y de forma importante, a Catalunya, que ha recibido importantes inversiones en un sector industrial que ahora desea potenciar el Govern de Artur Mas.

Primera región europea


Precisamente, el President se acoge en todas sus intervenciones públicas a los datos de 2013, que acabó siendo un año de inflexión, tras un desastroso 2012, en el que se vio inmersa toda la economía española. Tanto Foment, como la Cambra de Comerç, o empresarios e inversores como el presidente del Círculo Ecuestre, Borja García-Nieto, coinciden en que la recuperación de España ha acabado beneficiando a la mayoría de empresas catalanas, y atrayendo el capital extranjero.

En 2013, Catalunya fue “la primera región de la Europa continental en atracción de inversiones y puestos de trabajo creados para esos proyectos”, según el departamento de Empresa y Ocupación, que se basa en el FDI Markets, un observatorio de las diferentes inversiones entre diferentes países.

Eso se concretó en 3.511 millones de euros de inversión extranjera, con 52 proyectos captados por Invest in Catalonia, que depende de Acció, la agencia para la competitividad de la empresa de la Generalitat.

Siempre por debajo de Madrid

El propio Gobierno español, a través de la secretaría de Estado de Comercio, lo puso en valor, al señalar que esa inversión supuso un crecimiento del 31,5% en Catalunya, y que representaba el 22% de toda la inversión en España, que fue de 15.800 millones de euros, un 8,8% más que en 2012.

Catalunya, sin embargo, quedó por debajo de Madrid. Fuentes del departamento de Empresa y Ocupación ven lógica esa diferencia, que es sistemática por varias razones: la primera, por el efecto sede de Madrid, y la otra por el mayor peso de la Comunidad, y, en concreto, de la capital española, del sector financiero. Los datos corroboran, en una primera lectura, ese argumento, que también comparte la Cambra de Comerç.

En 2013 Madrid recibió 8.635 millones de euros de inversión, un 7,1% menos, sin embargo, que en 2012. Por sectores, la mayor parte de la inversión se concentró, precisamente, en las actividades financieras y seguros, con un total de 3.140 millones de euros, mientras que la industria manufactura la inversión fue de 2.641 millones, y en las actividades inmobiliarias se movilizaron 1.787 millones.

¿Posible parón?


En cambio, la inversión extranjera especializada en la industria manufacturera se incrementó en un 13% en 2013, y Catalunya fue el destino del 52% del total. Eso representó 1.365 millones, el volumen más alto desde 2005, indicativo de un cambio notable de tendencia.

Ahora, en la primera mitad de 2014, el Govern espera igualar o mejorar los números de 2013, que se consideró un año especialmente bueno, porque llegaba después de una larga crisis. La percepción de que la recuperación es ya un hecho, lleva al departamento que dirige el conseller Felip Puig a considerar que Catalunya recibirá un flujo de inversión mayor, aunque se mantienen proyectos sin cerrar.

Ello se ha reflejado en los datos que muestra el Idescat, la oficina de Estadística de la Generalitat, que muestra que en el primer trimestre de 2014 se ha recibido una inversión extranjera de 235 millones de euros, mientras que el conjunto de España ha recibido 1.939 millones de euros.

De ese total, la Asociación Convivencia Cívica Catalana ha calculado que 1.403 los ha captado la Comunidad de Madrid. La entidad señala que Catalunya, en el mismo periodo del año anterior, había recibido 481 millones, por lo que ve un descenso que atribuye a razones políticas, por el proceso soberanista que vive la comunidad.

¿Influye el soberanismo? No, para el FT

Para el Govern los datos del primer trimestre sirven como un indicador, a falta de cerrar todos los proyectos que se van recibiendo a lo largo del año.

El rotativo Financial Times se preguntaba, recientemente, por qué los inversores no percibían una amenaza en el proceso soberanista, al señalar que las inversiones se mantienen, o que, incluso, han aumentado. E interpretaba que, por ahora, no se percibe un peligro real.

Inversores como el propio Borja García-Nieto, presidente del Grupo financiero Riva y García, consideran que “la prima de riesgo del soberanismo” está amortizada, porque se entiende que no pasará nada.

Falta de iinversiones concretas

El problema, siguiendo ese razonamiento, es otro. Y es que el Govern ha anunciado operaciones que no tienen, todavía, una traducción en inversiones tangibles o no se han comunicado. En la primera mitad del año, el Ejecutivo catalán ha anunciado siete operaciones industriales que ha completado en el territorio. Pero, si se miran desde el ámbito monetario, sólo tres de estas compañías han hecho público las cifras de inversión en Catalunya.

El grupo alemán Continental ha comprometido a principios de julio 2,5 millones en abrir dos nuevas líneas de producción en la planta de Rubí (BCN), mientras que su compatriota Brose ha destinado cuatro millones a su factoría de Santa Margarida i els Monjos (BCN).

La empresa de componentes de la automoción aseguró que el capital serviría para mantener los 187 empleos del centro de trabajo. La francesa Autajon destinó en mayo siete millones en incrementar la producción de la planta de Durero Packaging en Montornès (BCN).

Creación de empleo

El resto de inversiones que han llegado a Catalunya hasta julio no han comunicado ninguna cifra de la operación. El año arrancó con el anuncio de que la asesoría internacional P&P, con sede en Hong Kong, escogía Barcelona para dar servicio al sur de Europa. La oficina generará 10 empleos en 2015.

La americana One Distribution (ropa y calzado deportivo) desplazó a la capital catalana su sede europea desde Biarritz (País Vasco francés) y creó 30 empleos. También son de EEUU Alphanumeric, proveedores de servicios TIC que ha creado 70 empleos en un nuevo call center en la misma ciudad.

La mayoría de inversiones se concentran en Barcelona. También es el destino de la ampliación y consolidación del centro de servicio al cliente de NTT Comunications, con el que se crean 21 nuevos empleos.

A la espera del escenario político

El Govern recuerda que el área de inversiones extranjeras de la Generalitat, Invest in Catalonia, gestionó una inversión de 222 millones de euros, la creación de 2.630 empleos directos y el mantenimiento de 1.474 indirectos en 2013, con la gestión, como se apuntaba anteriormente, de 52 proyectos. Respecto al volumen total de la inversión extranjera en el país, esta cifra superaba los 3.500 millones, una cifra, precisamente, que se espera superar.

Todo eso, claro, a la espera de que esos inversores, como insistía el Financial Times, no acaben viendo que, efectivamente, sí existe un riesgo real si Catalunya se independiza.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad