Una sucursal de EVO Banco
stop

Las entidades cobrarán a las empresas por los depósitos y solo el problema reputacional salva de momento a los particulares

Madrid, 18 de junio de 2019 (10:00 CET)

El 11 de junio de 2014, el Banco Central Europeo tomó una decisión histórica. Con el objetivo de que los bancos dedicaran el dinero a la economía real, el consejo de gobierno que preside Mario Draghi acordó imponer un tipo de interés negativo a la facilidad de depósito por primera vez en el pasado reciente.

Hoy, cinco años después, los bancos siguen reduciendo y mucho sus riesgos: desde el 16 de marzo de 2016, pagan el 0,4% al BCE por guardar el dinero en Fráncfort y están a punto de trasladar esa misma receta a los ahorradores.

¿Por qué? Porque las cuentas no salen. La banca europea pagó en 2018 más de 7.000 millones de euros al BCE a través de la facilidad de depósito; la banca española, 416 millones, el equivalente al 1,3% de sus beneficios anuales.

Sobre la mesa de todo el sector en España está para su estudio el cobro de intereses por el dinero que las grandes empresas mantienen ocioso. Los llamados picos de tesorería. Falta por saber cuándo y cómo. Y, sobre todo, quién lo aplicará primero.

El dinero de los particulares seguirá, por ahora, a salvo. La banca no se puede permitir en estos momentos otra guerra mediática con su reputación muy mermada tras los casos de las preferentes, cláusulas suelo, IRPH...

Los bancos pagan intereses cada vez más bajos

Con datos del Banco de España cerrados 30 de abril de este año, el tipo de interés con el que los bancos españoles remuneran las cuentas a la vista (corrientes) está en 0,03%. Es decir, el titular de una cuenta de estas características, con un saldo de 10.000 euros, recibiría anualmente unos réditos de 3 euros.

En el caso de un depósito a plazo, el tipo de interés sube a entre el 0,04% y el 0,1% en función del plazo de amortización. El titular es remunerado anualmente con entre 4 y 10 euros.

En el primer trimestre, Banco Santander remuneraba los depósitos al 0,12% de media, frente al 0,35% del mismo trimestre de 2018. La entidad que preside Ana Botín obtenía un rendimiento de los créditos del  2,04% en ese mismo periodo, frente al 1,96% de 2018.

Caixabank es la entidad que paga menos por los nuevos depósitos: el 0,02%

El caso de BBVA es similar. Cobró por sus créditos un 2,04% en los tres primeros meses y pagó los depósitos al 0,07%. Bankia abonó el 0,10% de interés a los depósitos, mientras obtenía de los créditos el 1,7%. Caixabank  retribuyó las nuevas operaciones de depósito al 0,02% hasta marzo y cobró los créditos al 2,29%. 

Estamos, pues, a las puertas de que los bancos dejen de remunerar el dinero que está depositado en sus arcas. “Nos sobra liquidez”, es la frase más repetida en el sector. La liquidez ha pasado de ser una necesidad a ser un problema.

De hecho, no existe una sola entidad que acepte la apertura de una cuenta corriente (incluso con una cifra cercana a los seis dígitos) sin que el depositario tenga que domiciliar allí su nómina, los pagos de los recibos y sea advertido de las cuantiosas comisiones que van a gravar la operación cada mes. Sólo quieren dinero a cambio de vinculación. Las “guerras del pasivo” forman parte ya de la historia.

Sin remuneración para los particulares

El siguiente paso será emular lo que hace el Banco Central Europeo. No parece fácil. Alguna de las entidades consultadas cree que, de momento, no es posible cobrar a los particulares por su propio dinero. Otra cosa es que dentro de unos meses la remuneración sea cero.

Los hogares españoles tenían en abril de este año 156.245 millones de euros en depósitos bancarios, de los que 16.867 millones eran depósitos a más de dos años de plazo. Es menos de la mitad de lo que tenían en 2014: 385.219 millones. Además, mantienen en cuentas a la vista 664.229 millones. En total, un ahorro de 820.474 millones de euros. A medida que los tipos de interés han tendido a cero se ha producido un trasvase de fondos de los depósitos a plazo a las cuentas corrientes.

Hace dos años, los bancos empezaron a cobrar por los depósitos a los fondos de inversión; el siguiente paso serán todas las empresas

Hace aproximadamente dos años, las entidades financieras españolas empezaron a cobrar por los depósitos de grandes inversores institucionales como fondos de inversión, grandes compañías aseguradoras, gestoras de patrimonio, etc., que colocaban sus picos de tesorería en depósitos temporales para sacar el mayor provecho posible a lo que se denomina en la jerga del sector “dinero ocioso”. Ahora, esas operaciones están gravadas en torno al 0,15%, en función de la entidad.

Las sociedades no financieras guardan en depósitos a plazo en la banca española 30.985 millones de euros, menos de la mitad del saldo vivo que tenían en 2014, cuando el BCE aún no regalaba el dinero. En cuentas corrientes disponen de 216.259 millones de euros. En total 247.244 millones de euros que están en el punto de mira de los bancos. Falta dar el primer paso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad