El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y la ministra de Economía, Nadia Calviño. EFE

Los bancos sucumben a la presión del BdE: frenan el crédito al consumo

stop

La concesión de préstamos para la compra de coches, televisores y bienes de consumo baja en abril por primera vez en los últimos años

Madrid, 06 de junio de 2019 (19:02 CET)

Contra todo pronóstico, la concesión de créditos al consumo se ha frenado en seco en el mes de abril, después de años creciendo de forma ininterrumpida. Parece como si las advertencias realizadas por el Banco de España acerca de la proliferación de este tipo de préstamos hubiera producido por fin el efecto deseado.

El importe de las nuevas operaciones de crédito al consumo concedido por los bancos españoles se situó en el mes de abril en 2.814 millones de euros, una cifra inferior a la del mismo mes del pasado en un 0,9%, lo que puede empezar a marcar tendencia en el futuro.

A lo largo de los últimos meses, la institución que gobierna Pablo Hernández de Cos ha lanzado diferentes advertencias sobre el crecimiento continuado de los créditos al consumo. En su opinión, los bancos habían bajado el nivel de exigencias para su concesión al ser el segmento con mayores posibilidades de rentabilidad.

Habría que remontarse a diciembre de 2013 para encontrar un descenso interanual en la concesión de este tipo de préstamos. En los tres primeros meses del año se habían concedido créditos por 8.570 millones de euros, un 8,93% más que en el mismo periodo de 2018. En abril la racha se ha truncado. No hay que olvidar que durante 27 meses seguidos los bancos han otorgado financiación para la compra de coches, televisores de alta gama u ordenadores profesionales por encima de los 2.000 millones mensuales en nuevas operaciones. En cinco meses se llegaron a superar los 3.000 millones.

Los créditos al consumo son el segmento de mercado más atractivo para los bancos. Los tipos de interés estaban en abril pasado en el 8,38% en términos TAE, cuando los préstamos para la compra de una vivienda apenas alcanzaban el 2,39% en la misma fecha.

Mientras para el Banco de España el fuerte crecimiento de la concesión de préstamos al consumo podía ser una amenaza (en abril de 2018 el aumento interanual fue del 35,57%), al tratarse de préstamos con menores garantías que los hipotecarios, para las entidades financieras era una tabla de salvación para sus cuentas de resultados, muy machacadas por los bajos tipos de interés de los últimos años. En los últimos meses, el ritmo se había desacelerado y en febrero había aumentado sólo el 5,14%.

Los dirigentes bancarios han justificado los continuos incrementos por la mejoría de la economía y de las cifras de empleo, y porque había una demanda embalsada (no satisfecha) desde los peores años de la crisis.

Los últimos datos por entidades

El líder europeo en el mercado de financiación al consumo, Santander Consumer Finance (SCF) ha crecido un 7% en créditos y un 2% en las nuevas operaciones. La entidad que preside Ana Botín ha tenido en España uno de los tres pilares en los que ha basado su crecimiento. Las nuevas operaciones han crecido el doble que la media en los tres primeros meses del año.

Sólo en el primer trimestre, Bankia concedió 607 millones de euros, un 27% más que en el mismo periodo del año anterior. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri cerró el pasado año con una cuota de mercado en este segmento de consumo del 5,75%, después de ganar 15 puntos básicos en 2018. La progresión se mantiene en lo que va de año. La entidad, junto con Crédit Agricole tiene previsto lanzar en las próximas semanas su nueva entidad conjunta (49% del capital para Bankia) especializada en el desarrollo de la financiación del consumo.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, siempre ha restado importancia al crecimiento a doble dígito de las créditos al consumo en los últimos trimestres. “Están un 20% por debajo de los datos de 2008, el año de mayor desarrollo. El peso en balance no es exagerado”. A cierre del primer trimestre, Caixabank mantenía un saldo vivo de 13.380 millones de euros en créditos al consumo, que mostraron un crecimiento del 3,4% en el primer trimestre, frente al -0,7% del créditos hipotecario.

BBVA mantiene en el balance global del grupo 36.159 millones de actividad crediticia para financiar el consumo, frente a los 33.335 millones de marzo de 2018. En España, este segmento, junto con las tarjetas de crédito, creció un 3,4% en términos interanuales, como contraposición al descenso del 0,5% de la actividad crediticia para la compra de vivienda.

Según destacó Jaume Guardiola, consejero delegado de Banc Sabadell, la entidad concedió 1.300 millones de euros en nuevos créditos al consumo e hipotecarios, lo que supuso una bajada del 5% en relación a 2018, por el desplome de estos últimos en los meses de enero y febrero.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad