Los cajeros automáticos, el objetivo de los ciberdelincuentes para 2015

stop

LA SEGURIDAD ON LINE, EN JAQUE

Pacto entre Sabadell, Bankia y las cajas para no cobrar recargo en los cajeros

Barcelona, 03 de enero de 2015 (20:08 CET)

Del celebgate al robo de cinco millones de contraseñas de Gmail o el hackeo de la aplicación Snapchat. Estos fueron algunos de los ciberataques más famosos y conocidos del 2014. Pero no por ser los más sonados se convierten en los más peligrosos. Los piratas de la red también intentan bucear en las cuentas bancarias o en las bases de datos de grandes empresas para obtener información valiosa con la que después obtener compensaciones económicas.

Así, las entidades bancarias se han convertido en un codiciado objetivo para los hackers de sombrero negro a través de troyanos como Zeus o su reciente zepa de impronunciable nombre: Chthonic. Y 2015 seguirán siendo unos de los principales objetivos. Sobre todo, sus cerebros callejeros: los cajeros automáticos.

Robo de contraseñas, archivos y geolocalización


Lejos de ser meras anécdotas, los ciberataques se han disparado en el último año pasando de los 1.800 objetivos corporativos en 2013 a los 4.400 objetivos del sector empresarial en la menos 55 países. En 2014, el 94% de las empresas experimentaron algún tipo de incidente de seguridad externa.

Robo de contraseñas, archivos, contenido audiovisual, capturas de pantallas o la obtención de datos de geolocalización fueron algunas de sus recompensas. Y en 2015, los cajeros automáticos serán las víctimas más buscadas por estos piratas de la red.

Millones de dólares robados sin usar la tarjeta de crédito


Con esta previsión trabaja la compañía Kaspersky, uno de los cuatro mayores proveedores de soluciones de seguridad a nivel mundial. Así, según los expertos, además de los ataques a cajeros automáticos, las técnicas ATP --amenazas persistentes avanzadas-- permitirán acceder al cerebro de estos cajeros.

En línea con esta previsión, en 2014 el malware Tyupkin permitió a los ciberdelincuentes robar millones de dólares en todo el mundo de cajeros automáticos sin ni siquiera usar una tarjeta de crédito.

"El siguiente paso será comprometer las redes de bancos y utilizar ese nivel de acceso para manipular cajeros automáticos en tiempo real", sostienen los expertos de la compañía.

Mayor escala e impacto


Los incidentes de seguridad, los ataques dirigidos y las campañas maliciosas para robar información de compañías, gobiernos, así como de instituciones públicas y privadas han destacado en el último año por su escala e impacto. Y todo parece indicar que en 2015, esta amenaza global seguirá poniendo en jaque a empresas y corporaciones de todo el mundo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad