Los costes extras incrementan las hipotecas hasta un 15%

stop

Entre tasaciones, comisiones de apertura y gastos de notaría, los costes extras pueden lastrar la economía antes de pedir un crédito hipotecario. Cómo ahorrar gastos al solicitar el préstamo

Economia Digital / Help My Cash

Los gastos adicionales incrementan notablemente el coste de la hipoteca ni bien se la solicita.
Los gastos adicionales incrementan notablemente el coste de la hipoteca ni bien se la solicita.

Barcelona, 21 de mayo de 2016 (13:00 CET)

Abrir una hipoteca es un trámite que no destaca por su sencillez. De hecho, se trata de un contrato en el que hay muchísimas variables a analizar. Los gastos derivados de la hipoteca y la compra-venta de vivienda son dos de ellas. En concreto, son los siguientes: 

- Tasación: este es el único coste que se deberá desembolsar antes de firmar el contrato. La tasación de la vivienda es obligatoria por ley y se deberá llevar a cabo a través de una tasadora homologada. La valoración del coste del inmueble tiene un precio que oscila entre los 200 euros y los 450 euros, en función de la entidad y de la vivienda a tasar.

- Notaría: los gastos del notario se derivan de la escritura pública de la hipoteca. Suponen entre el 0,1 % y el 0,6 % de la responsabilidad hipotecaria, es decir, unos 500 euros.

- Registro de la propiedad: es el coste generado por inscribir la hipoteca en el registro. Su coste está fijado por ley y por una hipoteca de 100.000 euros sería de unos 350 euros.

- Gestoría: es el coste por realizar todos los trámites hasta inscribir la hipoteca en el Registro. La tarifa no está regulada por ley y puede oscilar entre los 150 euros y los 300 euros.

- IAJD: supone entre el 0,50 % y el 1,50 % del importe de la hipoteca, y varía en cada comunidad autónoma, un coste que podría ascender de los 500 euros hasta los 1.500 para una hipoteca de 100.000 euros.

- Comisión de apertura: en caso de que la hipoteca la incluya, la comisión de apertura oscila entre el 0 % y el 1,50 %, lo que significaría desembolsar hasta 1.500 euros.

En total, el coste de solicitar una hipoteca de 100.000 euros podría suponer un desembolso inicial de entre 1.700 euros y 4.600 euros.

Qué gastos se podrían ahorrar o reducir

Hay tres alternativas para ahorrar los gastos de abrir una hipoteca:

- Comisiones: se puede negociar con el banco para que no aplique la comisión de apertura o la reduzca. Hay que recordar que una hipoteca es un acuerdo entre dos partes, por lo que el cliente se puede negar a firmar el contrato si no le convencen las condiciones.

- Tasación: según el Banco de España, como cliente se tiene derecho a elegir la compañía tasadora. Si se ha encontrado una más económica que la propuesta por el banco, la entidad está obligada a aceptarla, siempre y cuando esté homologada.

- Gastos burocráticos: si se acude personalmente a realizar las gestiones, se pueden ahorrar algunos euros. Sin embargo, el coste que se podría evitar con esta operación no sería muy elevado

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad