Los inicios de desahucios repuntan un 1%

stop

VIVIENDAS HABITUALES

Certificaciones de ejecuciones hipotecarias del primer trimestre

en Barcelona, 05 de junio de 2015 (10:08 CET)

Los desahucios, la cara menos amable de la crisis, persisten en España. De hecho, los primeros trámites administrativos que acaban en lanzamientos, una expresión que muestra la dureza de los procesos, han repuntado en el inicio del ejercicio. Los Registros de la Propiedad inscribieron 30.952 nuevas certificaciones por ejecuciones hipotecarias entre enero y marzo, el 0,9% más que el cuarto trimestre de 2014.

La cifra positiva es que, a pesar del avance, la cifra es el 5,2% menor que la registrada en el mismo periodo de 2014, según los datos publicados en el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Viviendas habituales con préstamos anteriores a la crisis

La inmensa mayoría de las ejecuciones (el 58,9%) notificadas corresponden a hipotecas sobre viviendas constituidas antes de la crisis, entre 2005 y 2008. El 21,1% de ellas corresponde a préstamos firmados en 2007; otro 15,2% a los de 2006; y el 11,8% restante, a las concedidas en 2008.

En cuanto al perfil de los afectados, el 78,2% de las certificaciones son sobre viviendas habituales en propiedad (el 6,9% menos que el mismo trimestre de 2014) y el 87,1% sobre viviendas de segunda mano. Las obras nuevas sólo representan el 12,9% de los procesos iniciados hasta marzo.

Las comunidades con mayor número de procesos son Andalucía (8.948),k Cataluña (5.168) y Comunidad Valenciana (4.852).

Impagos

El instituto de estadística indica que los impagos de las deudas bancarias se suelen producir con una antelación de entre dos y cuatro trimestres antes de que la entidad decida iniciar el proceso de desahucio.

Se debe tener en cuenta que no todas las ejecuciones hipotecarias terminan en lanzamientos. Las entidades han optado a lo largo de la crisis --tras la presión social-- por negociar con los afectados. Las soluciones propuestas pasan desde facilitar un alquiler social a la aplicación de un periodo de carencia en el pago del préstamo o incluso la dación en pago.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad