Los males de Brasil, la futura esperanza de España

stop

La banca se prepara para repatriar el capital que abrirá el grifo del crédito a pymes y familias

Portadas de 'The Economist' de noviembre 2009 y de septiembre de 2013.

14 de octubre de 2013 (22:58 CET)

La bomba de relojería que casi todos los grandes inversores ven en Brasil se perfila como la gran esperanza para abrir el grifo del crédito en España. Los fondos de capitales han comenzado a salir del gigante sudamericano que hasta ayer era la gran esperanza económica del continente.

La fuga de capitales, que apenas comienza, ha hecho que el Banco Central de Brasil reaccione con una política sostenida de subida de tipos de interés para intentar contener la sangría. Pero la medida no ha logrado calmar los ánimos. Los grandes capitales buscan refugio en Estados Unidos y en Europa.

El Santander medita

La primera entidad de créditos en España, Banco Santander, ha comenzado a valorar una retirada táctica del Brasil. La medida, que implicaría una repatriación de fondos a España, permitiría la reactivación del crédito, un requisito vital para la recuperación económica.

El banco que preside Emilio Botín comienza a resentirse en Brasil, donde más ha invertido el Santander fuera de España. En los últimos seis meses su beneficio trimestral en ese país ha pasado de 518 millones de euros a 425, lo que supone una caída del 18%.

La moneda local, el real, se ha devaluado el 20% durante este año y la población comienza a sufrir el aumento del coste de los productos básicos, en especial, los importados.

Oxígeno para la prima

De concretarse el regreso de los grandes capitales a España, la prima de riesgo comenzaría a bajar. “Los países emergentes se hunden. No sólo pasa en Brasil. Lo que pasa en India y en China tiene mala pinta. La situación obliga a los grandes bancos internacionales, en especial a los españoles, a redefinir su estrategia de inversión internacional”, explica el profesor asociado de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos.

El regreso del gran capital produciría una reactivación del crédito incluso en sectores a los que el dinero prestado les ha sido vetado como el de la construcción. “Será un crédito mucho más selectivo pero veremos este nuevo panorama a finales de 2014 o principios de 2015”, agrega.

El cohete estrellado


Pero no todos los capitales regresarán a economías estabilizadas. “Hace pocos años, todos los inversionistas aseguraban que la gran oportunidad era Brasil. Hoy esos mismos sectores señalan a otros países como México, aunque muchos optan por Europa o Estados Unidos”, explica Germán Ríos, el gerente de expansión de Europa de CAF, una entidad financiera cuyo capital está conformado principalmente por países latinoamericanos, pero a la que también pertenece España.

Hace cuatro años, la revista The Economist publicaba en portada la imagen del Cristo Redentor de Río de Janeiro despegando como un cohete. Hace pocas semanas, con el mismo fotomontaje, mostró al Cristo a punto de estrellarse en el cerro Corcovado.

Los inversores dan por hecho el accidente, pero nadie se atreve a pronosticar cuándo ocurrirá.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad