Los mercados seguirán descontrolados a pesar del resultado en Grecia

stop

ANÁLISIS

El líder del partido conservador Nueva Democracia (ND), Antonis Samaras

17 de junio de 2012 (23:33 CET)

Antonis Samaras, el probable nuevo presidente griego, no logrará calmar a los inversores. La victoria de su partido, Nueva Democracia, que gobernará con los socialistas del Pasok, no es la solución definitiva a los males de Grecia ni, mucho menos, de la zona del euro. La victoria de los proeuropeos helenos será sólo un respiro.

Este lunes, la única duda que queda resuelta es saber quién gobernará el país: el favorito de Angela Merkel, Mario Monti y hasta de Mariano Rajoy. La mera posibilidad, cierta a juzgar por lo ajustado del resultado, de que la extrema izquierda se alzara con el control del parlamento griego ha provocado sarpullidos en toda Europa, en particular, y en el sistema financiero globalizado, en general.

A partir de este lunes, las primas de riesgo Española e Italiana caerán y las bolsas subirán. España, en plena emergencia económica logró que su índice principal, el Ibex, cerrara la segunda mejor semana del año. El primer indicador financiero que apunta a este futuro comportamiento de los mercados en el Viejo Continente es el euro. Su cambio reaccionó durante la noche del domingo con subidas moderadas en Asia. Ha roto los 1,27 dólares frente a los 1,26 del viernes.

Pero los inversores siguen reclamando respuestas. Probablemente el nuevo Gobierno griego querrá suavizar las condiciones del rescate. Como pasó con el megapréstamo para rescatar la banca española las futuras condiciones ponen nervioso al mercado.

Los retos de Grecia

En función de cómo se desarrollen las negociaciones con la troica (Unión Europea [UE], Banco Central Europeo [BCE], y Fondo Monetario Internacional [FMI]), los mercados destilarán la capacidad real de Grecia para hacer frente a sus compromisos. Las futuras conversaciones entre las partes serán la prueba del ocho par medir la capacidad de la moneda única para dar una respuesta global a la crisis.

Y, ¿cómo sucederá? Goldman Sachs cree que el escenario más probable es que Samaras se niegue a poner en marcha de modo incondicional la nueva ronda del programa de rescate para forzar la negociación con Alemania y suavizar las condiciones macroeconómicas que exige Merkel.

La troica reaccionaría interrumpiendo las ayudas sin forzar a Grecia a salir de la Eurozona, lo que permitiría a los bancos helenos seguir disfrutando de las ayudas del BCE. Este escenario es consistente con las previsiones macroeconómicas y los precios de los activos en Europa de Goldman Sachs.

Cortafuegos

El banco de inversión también pronostica un lento progreso hacia la integración bancaria y fiscal de la UE (de los mercados financieros y la regulación bancaria y de la coordinación tributaria). De hecho, este domingo se ha conocido el borrador que altos funcionarios de la UE preparan para que los países miembro caminen en este sentido. Es decir, hacia la creación de los eurobonos y otras medidas de estabilidad financiera.

Sería el cortafuego necesario para que la zona euro pueda resistir a una posible salida de Grecia en el futuro.

Los de Goldman Sachs sitúan al índice Stoxx Europe 600 en 245 puntos a finales de agosto (actualmente está en 242) y en 290 en un año. En el caso del índice Eurostoxx 50 lo sitúan en 2.150 puntos a tres meses y en 2.800 a un año (actualmente en 2.142).

Pero por si los mercados acaban totalmente descontrolados, como sucedió tras conocerse el rescate a la banca española, el BCE y el resto de los reguladores monetarios de todo el mundo tienen preparado el cañón de liquidez para regar al sistema con miles de millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad