stop

MAFO niega haber recibido los correos de un inspector del Banco de España, que alertaban de la inviabilidad de la salida a bolsa de Bankia

Economía Digital

El ex gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha negado haber recibido las alertas sobre Bankia. / ED-Archivo
El ex gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha negado haber recibido las alertas sobre Bankia. / ED-Archivo

Barcelona, 16 de marzo de 2017 (17:58 CET)

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (conocido en el ámbito bancario como MAFO) dijo que desconocía la existencia de unos correos electrónicos que alertaban de la inviabilidad de la salida a bolsa de Bankia. Además, dijo que la Dirección General de Supervisión hizo bien en no remitirles estos correos “porque tenían errores” en las apreciaciones.

Los e-mails a los que se refirió MAFO fueron enviados por el inspector del organismo José Antonio Casaus entre abril y mayo de 2011, en los que alertaba de la inviabilidad del banco y recomendaba que su salida a bolsa “no debía ser aprobada”, porque ocasionaría un perjuicio a accionistas y contribuyentes por 15.000 millones de euros.

MAFO dijo que los correos de Casaus tenían errores

El exgobernador declaró durante una hora ante el juez Fernando Andreu, y adjudicó los problemas de Bankia a una serie de factores, como la coyuntura económica al momento del debut bursátil, la crisis de la deuda soberana y la burbuja inmobiliaria. Además, dijo que en el panorama bancario español había un “defecto de regulación” que llevó a que no pudiera enfrentar la crisis financiera que se desató.

Los imputados negaron presiones políticas para la salida a bolsa de Bankia

Tanto Fernández Ordoñez como Javier Aríztegui, ex número dos del banco regulador, negaron que hubieran recibido presiones políticas para que Bankia debutara en bolsa. MAFO ha afirmado que los activos del banco estaban bien valorados en el momento de lanzarse al mercado, y recordó que la tarea de proteger a los inversores es competencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y no del CNMV.

En su comparecencia, el exinspector Casaus ratificó los términos de los cuatro correos de la discordia, y dijo que sus textos “no eran opiniones personales de futuro”, sino que los presentó como “reflexiones pensadas, meditadas y consensuadas”. Sí admitió que había equivocaciones, que definió como “algún pequeño error de concepto”, pero sostuvo que eran poco relevantes.

Casaus dijo que no recibió ninguna respuesta de sus jefes de Inspección, Pedro Comín y Pedro González tras enviarle estas alertas, y tal como en su declaración de septiembre de 2016, aseguró que Bankia “era una máquina de perder dinero”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad