'Merkozy' presionan a Papandreu para que cumplan los acuerdos del segundo rescate

stop

REFERÉNDUM SOBRE EL RESCATE

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu

02 de noviembre de 2011 (10:10 CET)

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reúnen este miércoles con representantes del Gobierno griego en Cannes para salvar el segundo plan de rescate que los 27 tardaron meses en acordar. En una cena de trabajo, las dos principales potencias quieren firmar un plan de urgencia para salvar la inestabilidad desatada por el anuncio de referéndum del presidente heleno, Yorgos Papandreu. Y lo quieren este miércoles, antes del inicio de la cumbre del G20 que tendrá lugar en la localidad francesa los días tres y cuatro.

Antes de encontrarse con los dirigentes griegos, Merkel y Sarkozy se reunirán con con representantes de instituciones europeas y del Fondo Monetario Internacional (FMI), tal como ha informado el Palacio del Elíseo en un comunicado. La presión sobre Papandreu crece para evitar que se realice el polémico referéndum.

Al otro lado del Atlántico el presidente de EEUU, Barack Obama, ha citado a los líderes europeos el próximo 28 de noviembre en la primera cumbre entre ambas potencias que tendrá lugar desde el encuentro que tuvo lugar en Lisboa hace casi un año (el 20 de noviembre). Tres semanas después del G20, Obama presionará a su vez a los 27 para que eviten el contagio más allá del Viejo Continente.

Moción de confianza a Papandreu

Mientras la comunidad internacional le cerca para que dé marcha atrás, a Papandreu también se le complican las cosas dentro del país heleno. Ha asegurado en un comunicado que “los socios internacionales de Grecia estaban al tanto de mis intenciones de referéndum”. Y ha dejado claro que, personalmente, defenderá hasta el final la consulta vinculante de finales de año.

Pero su continuidad al frente del Gobierno heleno cuelga de un alambre. Este viernes tiene que superar una moción de confianza y, poco a poco, pierde apoyos incluso dentro de su partido, los socialistas del PASOK. Dos diputadas, Vasso Papandreu y Milena Apostalaki, han rechazado el referéndum e incluso la segunda ha anunciado que abandona el grupo socialista y se ha declarado independiente. Además, la prensa turca publicó el martes una carta abierta de seis destacados miembros del partido en la que piden al primer ministro que deje paso a un gobierno de “salvación nacional”.

Papandreu mantiene la mayoría absoluta, pero queda reducida por ahora a 152 de los 300 escaños que hay en el Parlamento heleno. Y la oposición, culpable del agujero del país, ha exigido elecciones legislativas avanzadas. La conservadora Nueva Democracia de Antonis Samarás incluso ha planteado que los 85 representantes que tiene dimitan en bloque, lo que causaría la disolución del Parlamento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad