Los pagos con tarjeta ganan puntos entre los más jóvenes. EFE

Moody's alerta del rápido crecimiento del crédito al consumo en España

stop

Moody's avisa de que el crecimiento del crédito al consumo español es "significativamente más alto" que el conjunto europeo y que puede subir la morosidad

Madrid, 05 de febrero de 2019 (13:56 CET)

Moody's calcula que el crecimiento del PIB en España será de los más fuertes en Europa en 2019. Sin embargo, teme que este impulso, acompañado de la demanda interna, presente algún problema. La agencia de calificación alerta del gran crecimiento del crédito al consumo, que puede llevar al aumento de la morosidad.

Esto se debe a que existen unos criterios de concesión más flexibles que, según Moody's, podrían derivar en un aumento del riesgo en las nuevas operaciones en España, según muestra la tasa de mora. Esta se elevó al 1,7% en diciembre de 2018, frente al 1,1% de 2017 o al 0,6% de hace dos años.

Así, desde mediados de 2016, el ritmo de crecimiento del crédito al consumo español es "significativamente más alto" que en otros países del área euro y del conjunto europeo. 

Tanto la Comisión Europea y el Banco de España como la el Fondo Monetario Internacional (FMI) advierten de que los créditos al consumo en el país rozan los niveles del año 2008. Por ello, han pedido a los bancos que fueran más estrictos a la hora de concederlos.

Sin embargo, las entidades están potenciando estos créditos al tratarse de un producto rentable, ya que el tipo de interés que pueden solicitar es más alto en España. El volumen de créditos que tenían concedidos a sus clientes en noviembre de 2018 creció hasta los 1,223 billones de euros.

Tasa de crecimiento del crédito al consumo. Fuente: Moody's con datos del BCE

Tasa de crecimiento del crédito al consumo. Fuente: Moody's con datos del BCE

Aún así, Moody's asegura que la calidad crediticia general de las nuevas operaciones sigue siendo "sólida" y parece que lo seguirá siendo. Moody's indica que las "buenas" condiciones crediticias siguen vigentes, dada la desaceleración significativa del proceso de desapalancamiento del sector privado, así como un crecimiento económico favorable.

Créditos más caros en España

Moody's también explica que los tipos de interés para los nuevos créditos al consumo son "considerablemente más altos" en España, lo que lo consolida como un producto "financieramente atractivo" para las entidades. El precio de un préstamo se situaba en torno al 7,8% de media en España a mediados de 2018, frente al 4,9% de la zona euro.

Ya el Banco de España explicó en un informe que contratar un crédito al consumo en España es más caro que en la Eurozona. Para operaciones a plazo entre uno y cinco años el coste es un 63% superior en España al que aplican las entidades en la media de la zona euro.

Esto se explica en parte porque la tasa de morosidad en España es ligeramente superior a la media de la Eurozona, lo que encarece los créditos de forma directa, ya que la prima de riesgo en los créditos personales aumenta ante una mayor probabilidad de impago.

La deuda de los hogares como proporción del ingreso disponible bruto se redujo a alrededor del 100% a mediados de 2018, lo que representa un descenso de 13 puntos porcentuales en comparación con los tres años anteriores.

Moody's asegura que la economía está mucho mejor equilibrada pero que muestra signos de desaceleración gradual

No obstante, esta cifra continúa siendo relativamente alto en comparación con la media del 95% de la zona del euro. Países como Italia y Alemania la sitúan en el 61% y el 84%, respectivamente.

Por otra parte, las empresas no financieras españolas están también significativamente menos endeudadas, especialmente las relacionadas con el sector inmobiliario, según la agencia de calificación. Los datos más recientes muestran que el apalancamiento de las empresas españolas y la deuda total como proporción del PIB se encuentra ya por debajo de la media de la eurozona.

"La economía ahora está mucho mejor equilibrada y, por lo tanto, es más robusta, aunque muestra signos de desaceleración gradual", indica. Dicho esto, la demanda interna sigue siendo "sólida", especialmente la inversión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad