Nin: “La historia demuestra que conseguiremos la unión fiscal europea, pero con dolor”

stop

CAMBRA DE COMERÇ DE BARCELONA

Juan Maria Nin y Miquel Valls

03 de julio de 2012 (19:01 CET)

El consejero delegado de Caixabank, Juan Maria Nin, participó activamente en la puesta en marcha de la moneda única. Este martes, en una comida organizada por la Cambra de Comerç de Barcelona, ha sacado a relucir su lado más europeísta para defender a ultranza tanto la moneda única como la banca española. Su conclusión ha sido clara: los grandes retos que hay encima de la mesa (sistema bancario, supervisor y fondo de rescate único) se alcanzarán. “La historia nos demuestra que lo conseguiremos, pero con dolor”.

El banquero ha sido muy duro con los mercados, “se mueven por percepciones de riesgo” y “trabajar y decidir sobre la percepción de la realidad es muy duro y difícil”. Asimismo, asegura que “tienen comportamiento de manada”. Eso sí, “de forma soberana”. Unas características que han hecho mella en la confianza en España. “A partir de mayo de 2010 [reforma laboral] se han hecho muchas cosas correctas”. Pero entona el mea culpa en nombre del Gobierno: “No se han sabido explicar bien”.

Cuestión de tiempo

“La buena noticia es que lo peor de la crisis ya ha llegado. Cuánto durará, depende de nuestros socios”. Aquí, el factor tiempo juega un papel básico. Nin ha avisado de que si antes de final de año no se ha avanzado en la unidad fiscal y en la creación de un instrumento de recapitalización que se estrenará con la banca española, la economía nacional recibirá “un nuevo castigo de confianza del sistema”. Es decir, la prima de riesgo estará en las nubes y el Íbex en mínimos históricos. “No importa si creemos que la percepción es justa o injusta”.

De nuevo, el consejero delegado de una de las pocas entidades que no necesitarán capital de este rescate recuerda que se camina por arenas movedizas: la percepción de riesgo. “En Alemania no hay ni fondos de garantías de depósitos”, explica.

Intervención casi imposible


Ser pioneros en poner en práctica estos mecanismos comportará “condicionalidades muy duras”. Nin reclama que las entidades que tengan que usarlos no puedan competir “con igualdad de condiciones” con la banca que ya tiene suficientes fondos propios para superar el tercer requisito de capitalización.

En este sentido, asegura que en unos años se demostrará “que España es el país que ha hecho mejor los deberes”. A pesar de que se tiene la percepción de estar al borde del precipicio, el banquero afirma de forma tajante que los supervivientes --banca, empresas privadas y administraciones públicas-- son más competitivos que nunca. “No tenemos tiempo para ganar confianza [de los mercados], pero la variación del PIB demuestra que somos un país sano y vivo”. Así como los costes unitarios, “que en 2009 se han recuperado a marchas forzadas”.

Con todo, el consejero delegado de Caixabank descarta que la Unión Europea intervenga a España. “No lo pueden hacer porqué no queda nada en el tintero. El IVA se subirá, se ha realizado una reforma laboral, somos el único país que por ley el déficit estructural del Estado tiene que ser cero, y también se ha reformado el sistema de pensiones”. “Los mercados se mueven por percepciones, y ahora sólo miran a corto plazo”, sentencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad