Grandes fortunas y fondos buscan tajada en la quiebra del Popular. Ángel Ron, durante la presentación de los resultados de la entidad en 2016. EFE/Emilio Naranjo

Grandes fortunas y fondos buscan tajada en la quiebra del Popular

stop

Unos 6.000 accionistas recurren la venta del Popular al Santander por un euro, pero muy pocos concentran la mayoría de las demandas

Xavier Alegret

Grandes fortunas y fondos buscan tajada en la quiebra del Popular. Ángel Ron, durante la presentación de los resultados de la entidad en 2016. EFE/Emilio Naranjo

Barcelona, 08 de agosto de 2017 (11:12 CET)

La quiebra de Banco Popular, después de meses de perder valor –y depósitos–, su rescate por parte de la Junta Única de Resolución europea y su venta al Santander por un euro, dejaron a miles de accionistas descontentos. La acción del banco pasó a valer cero, por lo que perdieron toda su inversión. Varios despachos de abogados se lanzaron a presentar demandas colectivas de accionistas, y se calcula que unos 6.000 presentaron recurso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, o lo harán en los próximos días.

Entre estos miles de afectados, menos de diez, los más cualificados para entender el riesgo de una inversión en bolsa, son los que están presentando más batalla para sacar tajada de la quiebra del Popular. Fondos de inversión y algunas grandes fortunas reclaman unos 1.500 millones de euros, algo más de lo que la entidad valía en el IBEX un día antes de su rescate.

Antonio del Valle es uno de los afectados. Este millonario mexicano entró en Popular en 2013 y perdió más de 500 millones de euros. Fue uno de los accionistas más beligerantes con Ángel Ron, y el que le sentenció. Algunos inversores, no obstante, situaron a Del Valle en el centro de la caída del banco, acusándoles de hacer filtraciones interesadas para hundir la acción y ganar dinero con las posiciones cortas. Ahora pretende reclamar sus pérdidas a la Comisión Europea.

Popular: tres fondos de capital riesgo y los millonarios Del Valle y Luksic reclaman 1.500M

Andrónico Luksic reclama 100 millones de euros. El magnate chileno entró en enero, confiando en que Emilio Saracho salvaría al banco… y le reportaría grandes beneficios. Era un mal momento para la entidad y la acción estaba –teóricamente– barata, por lo que si los planes de Saracho, de revalorizar el Popular para venderlo, funcionaban, habría salido ganando. Por eso compró el 3,45% de la entidad y entró en su núcleo duro, pero lo perdió todo. Un error de cálculo del inversor, que no vio que el banco era ya irrecuperable, y que ahora intenta recuperarse en Bruselas.

Varios fondos también recurrirán a la justicia para recuperar 850 millones de euros que perdieron en bonos del Popular. Se trata de Anchorage Capital, Algebris Investment y Ronit Capital, que presentarán el recurso en diez días, según informa Vozpopuli. Se da la casualidad de que alguno de estos fondos, en concreto Algebris, ha tenido posiciones cortas en el IBEX. ¿Adivinan de qué banco? Capital riesgo, pues, relativo.

Por su parte, la Sindicatura de Banco Popular reclamará entre 200 y 500 millones de euros. Se trata de un grupo de accionistas que, conjuntamente, controlaban el 9,6% del banco, más que ningún otro accionista. La Sindicatura estaba vinculada al Opus Dei, además de contar con otros inversores, y eran los dueños históricos de la entidad.

Popular: reclaman entre 0,69 y 1,85€ por acción, muy por encima del precio previo al rescate

Otros miles de accionistas lo perdieron todo. Entre ellos, Félix Revuelta, dueño de Naturhouse, que anunció una demanda colectiva. El bufete Cremades y Calvo Sotelo representa a casi 4.000 afectados, mientras que Rúa Abogados representa a 2.000. Las reclamaciones van desde los 0,69 euros por acción hasta loa 1,85, muy por encima de los apenas 30 céntimos previos a la quiebra.

El futuro de las demandas es una incógnita, ya que era la primera vez que se utilizaba el mecanismo de rescate de la Comisión Europea, pero se entrevé que tendrán un recorrido corto. Las autoridades comunitarias manejan informes para rebatir las demandas y demostrar ante los tribunales que el rescate fue correcto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad