Sánchez pospone la venta de Bankia (pero no sacia a Podemos). En la imagen, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. EFE

Sánchez pospone la venta de Bankia (pero no sacia a Podemos)

stop

Pedro Sánchez responde a Pablo Iglesias que no es un buen momento para culminar la privatización de Bankia por la baja cotización de la entidad

Xavier Alegret

Economía Digital

Sánchez pospone la venta de Bankia (pero no sacia a Podemos). En la imagen, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. EFE

Barcelona, 21 de noviembre de 2018 (11:18 CET)

Pedro Sánchez tiene en Pablo Iglesias a su principal socio para aprobar leyes, pero no siempre puede saciar sus ambiciones. Podemos sigue pidiendo que Bankia siga en manos del Estado y actúe como una banca pública. El presidente del Gobierno no está por la labor, pero sí que se toma su tiempo: pospone sine die la privatización de la entidad.

Durante la sesión de control al Gobierno de este miércoles, Iglesias ha preguntado a Sánchez por los planes del ejecutivo respecto a Bankia, de la que el Estado controla el 60% a través del FROB. Inicialmente se preveía privatizar totalmente el banco en 2019, pero este año ni el gobierno de Mariano Rajoy ni el de Pedro Sánchez han seguido este camino.

El motivo de que no se hayan hecho colocaciones de paquetes de acciones de Bankia en el mercado es el mismo que ha esgrimido Sánchez para explicar que tampoco hará ventas a corto plazo: la cotización del banco ha bajado en los últimos meses, lo que dificulta que el Estado recupere el máximo dinero posible del rescate de 22.000 millones de euros.

El presidente del Gobierno dijo que la cotización de Bankia no permite “en este momento” recuperar la inversión. Por ello, no venderá lo que queda “para proteger los intereses de todos los ciudadanos y también del pequeño ahorrador”.

El viacrucis de Bankia en bolsa

Bankia empezó una remontada en bolsa a mediados de 2016, que llevó al entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, a colocar varios paquetes, dejando la participación estatal en el 60,6%. Pero un año más tarde, cuando preparaba una gran colocación, llegó la crisis del 1 de octubre catalán a la bolsa, y más concretamente a la banca, y truncó los planes del Gobierno.

En los últimos meses, la banca ha sufrido con fuerza las crisis de Italia y Turquía, además del culebrón de los impuestos de las hipotecas protagonizado por el Tribunal Supremo y el Gobierno de Sánchez, que parece no haber terminado con una nueva sentencia contradictoria contra el Santander.

Estos factores han llevado Bankia al peor momento en bolsa en los últimos dos años, con las acciones a 2,86 euros por acción. Este precio valora el banco en menos de 9.000 millones de euros, por lo que la participación estatal valdría menos de 5.800 millones. La recuperación de todo el rescate parece muy improbable.

Aprovechando este hecho, Pablo Iglesias insistió a Pedro Sánchez sobre la opción de que Bankia permanezca en manos del Estado. “Si los ciudadanos se gastaron el dinero en sanear Bankia y ya está nacionalizada, ¿qué sentido tiene permitir que se privatice otra vez?", se preguntó, con su argumento de que la gestión pública es mejor que la privada.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad