Trichet pasa la patata caliente a Draghi, el nuevo gobernador

stop

El que fuera durante ocho años presidente del BCE mantiene los tipos de interés en el 1,5% y reabre la 'barra libre' de liquidez de los bancos

Jean-Claude Trichet y Jean-Claude Juncker

06 de octubre de 2011 (16:50 CET)

Una despedida con cierto sabor amargo. El actual presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Calude Trichet, deja su cargo al frente de la entidad después de ocho años. Una salida marcada por la decisión de mantener los tipos de interés al 1,5%, en contra de las peticiones de diversos organismos internacionales que exigían intereses más bajos con el fin de reactivar la economía.

En la recta final de su mandato, que termina el 31 de octubre, Trichet ha pasado la patata caliente de la rebaja de los tipos de interés a su sucesor en el cargo, el italiano Mario Draghi. La decisión de mantener el precio del dinero en el 1,5% responde a una de sus máximas preocupaciones, controlar la inflación.

El presidente del BCE ha anunciado una batería de medidas inéditas adoptadas por consenso para mejorar la transmisión de la política monetaria en los mercados. Entre ellas, dos subastas de liquidez a largo plazo, 12 y 13 meses, con tipo fijo y adjudicación plena, que tendrán lugar en octubre y diciembre, respectivamente, con carácter "adicional" a las operaciones regulares de refinanciación de la entidad.

Del mismo modo, el banquero francés ha explicado que pretende lanzar a partir del próximo mes de noviembre un nuevo programa de compras de bonos garantizados por importe de 40.000 millones de euros en el mercado primario y secundario. Estará en vigor hasta octubre de 2012.

"La provisión de liquidez y los métodos de adjudicación de las operaciones de refinanciación continuarán asegurando que los bancos de la eurozona no sufrirán restricciones en el ámbito de la liquidez", ha subrayado Trichet. También ha insistido en el carácter "temporal" de las medidas anunciadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad