El hachazo del Sabadell eliminará el 40% de sus oficinas en Galicia

La provincia de A Coruña se lleva la peor parte con el cierre de más de la mitad de sus oficinas y el despido del 22% de la plantilla, seguida de cerca por Ourense

César González Bueno, consejero delegado del Sabadell

César González Bueno, consejero delegado del Sabadell

Galicia avista otra oleada de cierres de la banca. El ERE del Banco Sabadell plantea la clausura del 40% de las oficinas que la entidad tiene en la comunidad, lo que supone que 38 sucursales bajen la persiana. En cuanto a salidas de personal se espera un recorte de casi el 21% de la plantilla, con 89 trabajadores menos de los 428 que emplea el banco en la actualidad, según han precisado fuentes sindicales.

A nivel estatal, el expediente de regulación de empleo propuesto a nivel estatal contempla el cierre de 320 oficinas y la conversión de 176 de ellas en cajas avanzadas. El plan incluye el despido de 1.900 empleados, sobre un 12,5% de la plantilla. La justificación de la entidad para activar el procedimiento se basa en procurar una mayor rentabilidad, la reducción de costes y automatización de procesos, con el objetivo concreto de reducir 100 millones de euros en costes.

Aunque los lugares que salen peor parados son Alicante, Murcia, Madrid y Barcelona, lo cierto es que Galicia también se lleva un buen recorte. De las 500 personas que trabajaban para el Banco Sabadell en Galicia en 2020 quedarán 339, lo que se traduce en una reducción del 32,2% de la plantilla gallega en los dos últimos años.

A Coruña cierra más de la mitad de las oficinas

De las cuatro provincias, A Coruña se lleva la peor parte. El proceso emprendido por la entidad, de mantenerse tal y como está, cerrará el 54% de sus oficinas (26 de 48), y prescindirá del 22% de la plantilla. El siguiente peor dato lo tiene Ourense, donde clausurarán la mitad de las oficinas (5 de 10), y se despedirá al 28% del personal que trabaja en la provincia en este momento.

En Pontevedra, el Banco Sabadell dejará de contar con el 17,5% de sus empleados y cerrará 5 de las 23 oficinas que operan en la provincia, lo que supone un 21,7% de las mismas. Por último, en Lugo pondrán el candado dos de la docena de locales de la entidad bancaria (el 16%), con el consecuente despido del 17% de los trabajadores.

En el caso concreto de Santiago de Compostela se procederá al cierre de 8 oficinas en el área interurbana con el fin de centralizar los servicios. Esto supondrá el cese de 30 empleados, de los cuales todos son menores de 55 años, según apuntan las mismas fuentes sindicales citadas.