José Alberto Barreras se hace con el control del astillero de Vulcano

Marina Meridional adquiere las instalaciones de Vulcano tras pactar con la administración concursal el pago de cinco millones antes de abril

Factorías Vulcano

Acceso principal del astillero vigués Factorías Vulcano, en el barrio de Teis. Paula Justo (Europa Press)

Las instalaciones del histórico astillero vigués Factorías Vulcano tienen nuevo dueño. Marina Meridional, empresa controlada por el empresario gallego José Alberto barreras (dueño de Montebalito y Metagestión), ha firmado este jueves su adquisición tras comprometerse con la administración concursal a abonar antes de abril los más de cinco millones de euros que tenía pendientes para hacerse con el control total de la unidad productiva.

De esta forma, Marina Meridional ha abonado ya la totalidad de los 7,85 millones de euros comprometidos en su día para hacerse tanto con las instalaciones de Factorías Vulcano como de su concesión, algo que ha estado salpicado por la polémica, ya que el Puerto de Vigo entendía que la liquidación de la sociedad conllevaba su extinción, mientras que la administración concursal consideraba que debía debe formar parte de la enajenación de la unidad productiva.

La propuesta de la firma de José Alberto Barreras para comprar las instalaciones de Vulcano por 7,8 millones de euros contemplaba que 2,5 millones saliesen de la subrogación del crédito hipotecario del ICO, 1,7 millones mediante la subrogación del crédito del Fogasa, 3,5 millones en cheques bancarios, que se sumarían a los 70.000 euros ya depositados en el juzgado.

Dos concursos de acreedores de Vulcano

Fuentes de la administración concursal han detallado que hasta el momento se han abonado en torno a 3 millones de euros y que el pago de la parte restante ha sido pospuesto. De este modo, la empresa del grupo Argos dispondrá de un plazo que vencerá el próximo 31 de marzo para hacerlo efectivo, ya que, en caso contrario, perderá el importe abonado hasta el momento.

En este sentido, solo permanece restante el abono correspondiente a partes de la subrogación de los créditos del ICO y Fogasa sobre un astillero que ha pasado por dos concursos de acreedores en los últimos años y, acuciado por las deudas, entró en liquidación en verano de 2019. Posteriormente, Marina Meridional realizó la única oferta que se presentó para adquirir las instalaciones y la concesión, que expira en 2027, por 7,85 millones de euros.

Recientemente, el Juzgado de lo Mercantil 3 de Pontevedra planteó formalmente el conflicto de jurisdicción en relación a la situación de la concesión y remitió las actuaciones al tribunal correspondiente, que no se ha pronunciado por el momento.