Tiendas de Inditex cerradas en el arranque de la huelga de las dependientas de A Coruña

Aunque la huelga está convocada para este viernes, en algunos establecimientos que adelantan el Black Friday se produjeron paros en la mañana de este jueves

Tiendas de Inditex en A Coruña permanecían cerradas esta mañana

Tiendas de Inditex en A Coruña permanecían cerradas esta mañana

La huelga convocada por las trabajadoras de las tiendas de Inditex en A Coruña da sus primeros pasos. Aunque el paro, respaldado por CIG y UGT Coruña, se producirá mayoritariamente este viernes, coincidiendo con el Black Friday, las acciones se adelantaron en las cadenas que empiezan a aplicar descuentos desde este jueves.

A primera hora de la mañana permanecían cerrados varios establecimientos de la multinacional de Amancio Ortega en la céntrica Praza de Lugo de A Coruña. También el outlet de Tempe en Culleredo mantenía la persiana bajada. En el centro comercial Marineda City no habían abierto Stradivarius, Lefties y Massimo Dutti, según fuentes sindicales.

For and From de Culleredo

El sindicato CIG, impulsor de la protesta, apuntó por redes sociales que se sumarán a la huelga dependientas de «prácticamente todas las cadenas» del grupo. La acción reivindica mejoras en las condiciones salariales de las dependientas en la provincia al considerar insuficiente el acuerdo al que llegó la multinacional que preside Marta Ortega con CCOO y UGT.

Ese pacto, firmado cuando ya estaba convocada la huelga en Black Friday, acordó un incentivo de 1.000 euros para las empleadas por objetivos de ventas de cada tienda y un incremento del plus sede para las empleadas de A Coruña. El secretario general de la Federación de Servicios de CCOO, José María Martínez, dijo que la huelga era una «irresponsabilidad» y que el poder adquisitivo de las trabajadoras se incrementará en un 15% en la provincia.

Oysho cerrado en A Coruña

En cambio, la propia sección de UGT en A Coruña mantuvo su respaldo a la huelga. La CIG, por su parte, dijo que el incremento salarial representaba 182 euros en tres años, cuando reclaman 440. El sindicato cree que la movilización de este viernes será histórica y añadirá una fuerte presión a la compañía para sentarse a negociar.