Can Vinyers, un lugar muy agradable

stop

Pompeu Fabra s/n (Matadepera) 93 787 06 19 www.canviyers.es

03 de junio de 2011 (16:54 CET)

Muchas corbatas para ser un lugar distanciado de centros de trabajo, algunas familias y gentes de vestimenta informal. La explicación de esa combinación tan variopinta de clientela es que Can Vinyers es el restaurante del club de golf La Mola, en Matadepera, ubicado en medio de casas tan imponentes como discretas. Una masía del siglo XVIII decorada elegantemente, con dos ambientes y una terraza abierta al sol presenta una oferta de cocina tradicional evolucionada donde la fórmula que impera es el aperitivo y el tastet con materia prima local. El cocinero, formado en la escuela Hoffmann de Barcelona, ha dado con una carta original y muy apetitosa que permite distintas combinaciones. No hace falta recurrir al menú de mediodía -15,5 euros a diario y 30 los fines de semana- para ordenar la comanda muy en función del apetito, bien sea antes de pasar al green, después, o en un encuentro de trabajo.


La mejor forma de conocer el local es la opción del menú degustación, abundante, pero no excesivo. Seis pequeños entrantes en forma de tapa: salmón marinado, foie micuit con reducción de oporto y cerveza Inedit, queso Saint Marcellin con aroma de sauternes, sobrasada con una celda de miel, croqueta de ibérico y empanada japonesa de carne. Un pescado -caballa con tortillita de peus de porc- y una carne -rabo de buey- con algo de vino dulce. Y dos postres: helado de coco con vainilla y tarta de manzana de Girona, una de las especialidades de la casa. Cincuenta euros, más el vino y el café.

La carta de vinos, donde abundan las marcas del país, está estructurada racionalmente. Los tintos jóvenes, afrutados y ligero toque de barrica. Los que “llenan el paladar”, que es la forma de hablar de los reservas. Los catalanes, los riojas y otras denominaciones; además de los rosados, blancos y cavas. Quien pida un reserva tendrá la ocasión de conocer un decantador muy original que lo pone en su punto en cuestión de segundos. Tiene tanto éxito que la casa ha tenido que hacer un pedido especial a su proveedor para atender a los clientes que se empeñan en comprarlo.

El chef está a la moda y ha tenido en cuenta las tendencias del momento para ofrecer reposo al golfista con deliciosos gin tonics para los que cuenta con veinte ginebras a combinar con cuatro marcas de agua tónica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad