¿Independentismo de verdad? Roser Bach, la jueza esposa de Gordó, en el CGPJ

27 de noviembre de 2013 (08:50 CET)

Los más exaltados, los independentistas “de debò”, los de verdad, creen que no deben participar en las instituciones de España, en las estructuras del Estado que “roba a Catalunya”. Pero los hay también inteligentes, los que creen que se puede desmantelar el Estado desde dentro, los “entristas”, en lenguaje troskista.

Uno de ellos es el conseller de Justícia, Germà Gordó, salpicado por el escándalo del espionaje político de la empresa Método 3. Gordó ha sido cauto en los últimos meses. Cree que la consulta soberanista no se podrá realizar si no es legal y acordada con el Gobierno central. Forma parte del núcleo duro del independentismo que arropa al President Mas, aunque mantiene importantes distancias con el hombre fuerte del Govern, el todopoderoso Francesc Homs.

El caso es que la esposa de Gordó, Roser Bach, jueza y con una larga carrera a sus espaldas, --jueza desde 1990 y magistrada de la Audiencia Provincial de Barcelona-- ha sido propuesta por el PSOE y a recomendación de CiU, como miembro del Consejo General del Poder Judicial, es decir, el organismo de gobierno de los jueces. Casi nada.

¿Vuelve a confiar el PSOE en la vieja CiU para posibles pactos en el futuro? ¿O es más bien la habilidad de Gordó y de su señora jueza en estar cerca de las instituciones de la España que “roba”?

El PP y el PSOE, efectivamente, han cerrado la designación de los vocales del turno profesional del CGPJ. El gobierno de los jueces queda integrado por 10 miembros propuestos por el PP, 7 por el PSOE, 1 por el PNV, 1 por CiU y otro por IU. Los veinte vocales serán ratificados por los plenos del Congreso y del Senado.

¿Vuelve CiU a buscar las influencias de antaño? Germà Gordó y Roser Bach parece que lo tienen claro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad