Las tiendas españolas de Hermès doblan las ventas durante la crisis

08 de diciembre de 2014 (00:00 CET)

La suntuosa marca francesa Hermès no conoce la recesión. Mientras la economía peninsular se desplomaba, el fastuoso emblema del carruaje con caballo fue superando año tras año sus propios récords, hasta casi doblar su cifra de negocio en el periodo 2007-2013.

Hermès Ibérica, con sede en Madrid, está presidida por Jean Frederic Craen y da empleo a 70 personas. La firma cuenta con seis tiendas en España, dos de ellas en Madrid, otras dos en Barcelona y una en Valencia y en Marbella. La red comercial se completa con una original web para el comercio electrónico.

Las magnitudes económicas de la casa son elocuentes. En 2007 facturó 20 millones de euros y declaró ganancias finales de 1,8 millones. Siete años después, en 2013 dichas rúbricas se han encaramado a 38,8 y 3,7 millones, respectivamente. La firma aplicó a dividendo el resultado íntegro e invirtió 1,7 millones en publicidad.

Hermès Ibérica no fabrica nada en España, ya que es una mera comercial de los productos manufacturados por otras filiales del grupo francés. La firma está especializada en accesorios, bolsos y maletas de cuero y relojes, todos de altísima gama. Pero su catálogo comprende también pañuelos de seda, camisetas, jerseys, zapatos, vestidos, abrigos, ropa interior, corbatas, perfumes, joyas y artículos de escritorio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad