El sector inmobiliario afronta su transformación sin perder atractivo para los inversores

El informe ‘Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa, 2021’, de PwC, revela los segmentos del sector que ganan protagonismo en 2021

En 2021 los inversores mantendrán el interés por el sector residencial. Fotografía: Luke van Zyl

PwC ha prestando hoy el informe Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021, realizado en colaboración con Urban Land Institute (ULI) y elaborado a partir de un millar de entrevistas con los principales agentes de la industria.

El acto de presentación ha contado con la participación de Eduard Mendiluce, CEO de Anticipa y Aliseda; Jordi Argemí, deputy CEO y CFO en Neinor Homes; Marta Claderam, managing director y head en Iberia de Nuveen; y Gonzalo Ortiz, cofundador y presidente de Tectum.

La pandemia desata la transformación del sector inmobiliario

Entre las principales conclusiones el informe ’Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa, 2021’ revela el fuerte impacto que han sufrido el sector en algunos segmentos tradicionalmente troncales de la industria inmobiliaria, como los de oficinas, hotelero o retail.

Pero, a la vez que estos segmentos empiezan a presentar desgaste, aparecen nuevos segmentos que despiertan el interés de los inversores.

En 2021 ganan protagonismo los activos relacionados con la tecnología, la salud y las nuevas energías

De hecho, según el informe de PwC, en 2021 se mantiene el interés de los inversores por el sector residencial —en especial por la vivienda en alquiler, asequible y social— y ganan protagonismo los activos relacionados con el desarrollo tecnológico y con la digitalización, hasta ahora poco reconocidos en el inmobiliario, como centros de datos y logísticos, o las torres de telecomunicaciones.

“Los cambios que se adivinan en el uso de los espacios van a provocar una carrera por reposicionar los activos inmobiliarios hacia aquellos segmentos más rentables, resilientes y flexibles”, dicen desde PwC.

Más del 70% de los entrevistados incrementará el número de activos a reposicionar de un segmento a otro

Lo anterior supone que la pandemia está teniendo efectos desiguales en los diferentes segmentos del sector. Sus efectos se mantendrán a lo largo de 2021 conforme evolucione la Covid-19 y la capacidad de los gobiernos para combatir las sucesivas olas de contagio y desplegar las vacunas.

Estado de ánimo del sector y perspectivas para 2021

El informe muestra una caída de la confianza en la evolución del sector y en las perspectivas de rentabilidad de los negocios: la precaución es la actitud predominante en una industria que, a pesar de todo, sigue siendo atractiva para la inversión y de las pocas capaces de generar rentabilidades en el actual contexto de tipos de interés cero o negativos.

La Covid-19 es la principal preocupación para el 88% de los entrevistados.

En este sentido la liquidez seguirá abundando en el mercado, y casi e 70% de los entrevistados espera que se mantenga e incluso crezca durante este año. Sin embargo, la liquidez también está en “modo reposo” por la pandemia.

El mercado inmobiliario seguirá siendo mayoritariamente comprador en 2021, hasta el punto de que al 53% de los entrevistados les preocupa la falta de activos prime o de calidad en los que invertir. La mayoría de los entrevistados, el 55%, se declara comprador neto en el conjunto de 2021, y solo el 15% se declara vendedor neto.

Más compromiso social y más interés por el mercado doméstico

El estudio de PwC revela otras dos grandes tendencias que también van a marcar el sector en los próximos años: la responsabilidad social y la atención al mercado doméstico.

En el primer caso el informe revela un “empuje definitivo” en el sector por los criterios ESG (medioambientales, sociales y de gobierno): el 90% de los entrevistados asegura que cuestiones como la eficiencia energética, la reducción de emisiones y el cambio climático van a ganar importancia entre sus activos.

Ganan importancia en el sector inmobiliario cuestiones como la eficiencia energética, la reducción de emisiones y el cambio climático. Fotografía: Danist.

También se identifica una mayor atención de los inversores por los mercados domésticos debido a las restricciones de la movilidad y a un mejor conocimiento de estos entornos más cercanos. El 40% se muestra preocupado por la desglobalización.

Para Itziar Mendizabal, responsable del sector Inmobiliario en PwC, “la pandemia ha acelerado tendencias que ya veníamos viendo en el sector, como la digitalización y la construcción sostenible, y los fondos europeos son una oportunidad única para dar un paso adelante y transformar definitivamente la industria”.

En el mismo sentido se ha expresado Eduard Mendiluce, CEO de Anticipa y Aliseda, al coincidir en señalar que los fondos europeos deberían destinarse a la digitalización y también “al reto” de reducir la huella de carbono de los “millones de viviendas de segunda mano” que actualmente tienen una “alta ineficiencia energética”.

➜ Puede descargar el informe completo aquí.