Felipe VI saluda a Ada Colau en Barcelona al inicio del homenaje a las víctimas del atentado yihadista del 17 de agosto de 2017. /EFE/Casa de S.M. el Rey/Francisco Gómez
stop

El Ayuntamiento anuncia dos nuevos cambios en nombres de calles para "eliminar la huella franquista" y "desborbonizar" Barcelona

Economía Digital

Felipe VI saluda a Ada Colau en Barcelona al inicio del homenaje a las víctimas del atentado yihadista del 17 de agosto de 2017. /EFE/Casa de S.M. el Rey/Francisco Gómez

Barcelona, 17 de febrero de 2019 (18:31 CET)

La avenida del Príncipe de Asturias, que separa los barrios de Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi, pasará a llamarse Riera de Cassoles a partir del 24 de marzo. El Ayuntamiento de Barcelona avisó que la nueva denominación se hará efectiva al no interponerse ninguna alegación previa, aunque alguna objeción posterior sí que la ha habido.

Este domingo, tras acusar recibo del comunicado del consistorio, el presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández, acusó a la alcaldesa Ada Colau de perseverar en su "fobia a la Corona". "La decisión se suma a las tesis independentistas para las que la bandera de España, nuestro país, el bilingüismo, o la propia Casa Real, son anomalías a extinguir", criticó.

Por su parte, el Ayuntamiento se felicita por "desborbonizar" la capital catalana. La modificación fue promovida por entidades y plataformas vecinales, aprobada por los distritos municipales, y cuenta con el visto bueno de la Ponencia del Nomenclátor, que es el órgano encargado de la denominación de las calles de Barcelona.

Además, Colau anunció que el 17 de marzo se hará oficial otro cambio de nombre, en la calle del Secretario Coloma, que se llamará Pau Alsina, el que que tenía antes de que el franquismo impusiera el actual. La decisión de cambiar la denominación a la vía, que une la Travessera de Gràcia con la Travessera de Dalt, también surge una iniciativa popular, sin alegación.

Pau Alsina fue un diputado y dirigente obrero, político republicado, tejedor de velos y miembro del Congreso entre 1869 y 1871, a quien se pretendió rendir homenaje poniendo su nombre a una calle. Por su parte, Riera de Cassoles es otra denominación popular, que hace referencia a la frontera natural entre Sant Gervasi y el antiguo municipio de Gràcia.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, comentó que con estos nuevos nombres de calles "Barcelona da un paso más para eliminar la huella franquista y para desborbonizar el nomenclátor de la ciudad".

Las calles a las que Colau ha dado nueva identidad

Colau ya se ha mojado antes con estos cambios de nombre en Barcelona. En 2018, el Ayuntamiento inauguró la calle de Pepe Rubianes en donde antes estaba la calle de Almirall Cervera. La alcaldesa dijo entonces que al humorista Rubianes le hubiera encantado ver que le quitarran el nombre de la vía a "un facha" para poner el suyo.

Nuevamente, las declaraciones de Colau despertaron el enojo de partidos como PP y Ciudadanos, en desacuerdo con que se tildara de "facha" al almirante Cervera, que criticaron el "nulo rigor, incultura y cutrez" de la alcaldesa a la hora de dar declaraciones y afirmaron que "no sabe lo que está diciendo".

En octubre de 2018, Colau también avisó que la avenida de Borbó de Nou Barris pasará a denominarse avenida de Els Quinze, entre otras decisiones por las que ha puesto a trabajar al nomenclátor de la ciudad condal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad