Acción de ABTS en protesta por las plataformas de alquiler de pisos turísticos. / Twitter

Un agitador soberanista es vinculado a una red de pisos ilegales

stop

El agitador Mark Serra ha sido señalado como intermediario profesional de una docena de pisos turísticos ilegales en Barcelona

Barcelona, 29 de marzo de 2017 (19:00 CET)

Entre los seguidores del Pdecat hay un militante que se caracteriza por su aguerrida defensa del independentismo en la redes, y por sus choques con los que piensan diferente. Se trata de Mark Serra, quien ha sido señalado por la Assemblea de Barris per un Turisme Sostenible (ABTS) como “intermediario profesional” de una red de doce pisos turísticos ilegales.

La ABTS ha empleado una táctica usada hace seis meses: alquilan un piso turístico, y al comprobar que no está en regla, lo denuncian al ayuntamiento de Barcelona y la Guàrdia Urbana. En esta ocasión gestionaron la estadía en un inmueble en la calle Princesa 22, en el barrio Gótico, y tras el aviso de rigor, desplegaron una pancarta con la leyenda “No es faran fora” (no nos echarán).

La ABTS ha denunciado que Serra presenta números de licencia de otros apartamentos autorizados

Pero a diferencia de la acción de septiembre, esta vez la acción quedó interrumpida: Serra –acompañado por dos corpulentas personas- regresó al piso, forcejeó con los falsos turistas, y quitó la pancarta del balcón.

Serra pedía a los inquilinos que no abran la puerta a los inspectores

Según el diario digital Directa, Serra habría intentado convencer a la policía municipal y a los inspectores que él era el propietario del piso.

Los activistas de la ABTS descubrieron que en la finca hay un cartel, escrito en inglés, en el que pide a los ocupantes que no abran la puerta ni respondan las preguntas del personal municipal, en caso de acercarse para verificar el piso. Les advierten que el consistorio “realiza inspecciones ilegales” y que pueden clausurar el inmueble por seis meses.

Serra afirma que es víctima de una persecución política

La asamblea ha denunciado que Serra presenta números de licencia de otros apartamentos autorizados, lo que es una práctica ilegal. Además, señalan que muchos apartamentos que se ofrecen por las plataformas de alquiler pertenecen a personas de un nivel económico alto, como el administrador de los coches turísticos Go-Cars. Precisamente, uno de los argumentos de las webs de alquiler y de sus anfitriones es que es una forma para que muchas familias puedan llegar a fin de mes ofreciendo sus habitaciones al turismo.

La ABTS también ha denunciado que Serra les ha cobrado la tasa turística en efectivo, sin entrega de un recibo ni de un contrato.

Serra se presenta como un intermediario ocasional

Serra ha colgado un comunicado por las redes sociales en las que reconoce que “algunas veces” ha hecho de intermediario en el alquiler de pisos turísticos, ayudando al check in con los clientes; pero niega que sea propietario de pisos turísticos. Además acusa a Ada Colau y a la CUP de ayudar al “lobby hotelero”. Ellos “son lo mejor que les podría haber pasado en la vida. Han eliminado la competencia y han logrado lo que no habían podido en años: perjudicar a los pequeños para que (el sector) se lo queden los grandes”.

Además afirma que la operación ha sido una “venganza” y que recibe amenazas telefónicas de miembros de Arran, organización vinculada a la CUP. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad