Andorra extradita al hombre que lo sabe todo de Pujol Jr y Panamá

stop

El empresario leridano Pablo Olona estaba en búsqueda y captura por la Interpol. También guarda los secretos de De la Rosa y Piqué Vidal

Exterior del centro penitenciario de la Comella, en Andorra / ANA

Barcelona, 18 de abril de 2016 (01:00 CET)

La policía andorrana detuvo el 3 de marzo pasado a un prófugo español, buscado por la Interpol, porque no había regresado en el centro penitenciario donde cumplía una pena de hasta tres años y tres meses de cárcel por un supuesto delito de insolvencia punible.

En los comunicados policiales tan solo se añadía a esta información que, un mes después, el 6 de abril, había sido extraditado a España a través del paso fronterizo de la Farga de Moles.

Nada se sabía de la identidad del fugitivo hasta que L'Altaveu Digital, un medio informativo andorrano, le puso nombre: Pablo Olona, hombre de negocios nacido en Lleida hace 62 años que hizo buenas migas con Jordi Pujol Ferrusola, Javier de la Rosa o Joan Piqué Vidal y que se lanzó a rocambolescas operaciones en Panamá.

En declaraciones a Economía Digital, fuentes del despacho de abogados andorrano Pujadas, que asesoró al detenido, aseguran desconocer donde se encuentra ingresado. Sí indican que Olona quedó a disposición de un juzgado de la Seu d'Urgell.

Casualmente, este bufete es el mismo que representó diversos testigos andorranos del caso Pujol y que acusa a la justicia andorrana de arrodillarse ante la española porque los delitos que se atribuyen a la familia Pujol ya estarían prescritos en su país.

El fugitivo se escondió en Andorra

Olona llegó a Andorra hace tres o cuatro meses, pero el último lo pasó en el centro penitenciario de la Comella, donde ha coincidido con Joan Pau Miquel, el exconsejero delegado de Banca Privada de Andorra (BPA), que sigue en prisión preventiva desde hace más de un año.

Curiosamente, los dos han tenido tratos con Jordi Pujol Ferrusola (Pujol Jr). De ello tuvieron ocasión de hablar largo y tendido durante su reclusión. El nombre de Pablo Olona aparece en una quincena de empresas españolas, especialmente del sector inmobiliario, y en tres sociedades panameñas.

Precisamente, en este país centroamericano, se le ha relacionado con la fracasada operación de Puerto Verde Atlántico, el proyecto de construir unos muelles en la Isla de Largo Remo, en el área del canal, juntamente con un grupo de inversores catalanes.

En una declaración ante la UDEF, el broker francés François Seroux apuntó que el abogado Joan Piqué Vidal supuestamente estaría detrás de esta operación por la que también se habrían interesado Jordi Pujol Ferrusola o Jordi Puig –hermano del exconsejero Felip Puig– entre otros posibles inversores.

El fallido proyecto de un puerto en Panamá


Según la documentación del proyecto, la sociedad panameña SMC Barcelona SA, que debía comprar los terrenos de Largo Remo y promover la construcción de un puerto para contenedores, suscribió contratos de gestión con otras empresas entre las que se encuentra la también panameña Melbar Asociados SA.

Fuentes jurídicas que han tenido acceso a los documentos indican que el "administrador general" de Melbar Asociados sería Pablo Olona y que, por este motivo, sabría como se preparó la operación.

Entre los directivos de Melbar figuraban, cuando se creó en 2007, dos exadministradores de Puig Codina SA, un grupo textil de Terrassa (Barcelona), según consta en un fichero de Dato Capital, una base de datos de empresas que operan en el extranjero.

Puig Codina se extinguió hace dos años después de declararse en concurso de acreedores. Esta última sociedad no está relacionada con los famosos papeles de Panamá ni con cualquier otra investigación judicial.

Precisamente, en el año 2007, Olona colaboró con el grupo Puig Codina para que pudieran operar en mercados americanos desde Panamá, tal como explicaron entonces sus directivos al diario El País. No se trataba de ninguna operación oculta porque ellos mismos relataron sus planes de expansión en América.

En esta aventura, Olona participó a través de Lauderda, una financiera barcelonesa de la que él fue administrador único.

150.000 euros de Javier de la Rosa

A mediados de los noventa, el nombre de Pablo Olona apareció en la prensa en relación a una surrealista operación financiera de Joan Piqué Vidal y Javier de la Rosa. Se la llamó el caso de Círculo Novatio. De la Rosa fue acusado de estafar al empresario Lorenzo Rosal, que le avaló un crédito de 1,8 millones de euros para la empresa Círculo Novatio.

Como garantía, le ofreció unos certificados de deuda pública que estaban embargados por el caso Gran Tibidabo. El crédito no se devolvió y, por tanto, se ejecutaron diversas fincas de la familia del avalador. De la Rosa tan solo fue condenado a una pena de un año de cárcel porque, antes del juicio, resarció a la víctima.

En el caso Círculo Novatio, Joan Piqué Vidal fue finalmente exculpado. Pablo Olona y Alfonso Cortina Alcocer fueron citados a declarar como testigos por recibir un pellizco de 25 millones de pesetas (150.000 euros) del crédito. Nunca se formuló ninguna acusación contra Olona.

Hasta hace un par de años, Olona residía en un piso de la calle Ganduxer, en el mismo edificio donde se encuentra el restaurante Semon. Uno de sus vecinos lo describe como un hombre muy discreto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad