Anna Gabriel, lider de la CUP, tiene dudas sobre la independencia de Cataluña. EFE

Anna Gabriel duda sobre el “procés” en la prensa madrileña

stop

La diputada de la CUP Anna Gabriel admite que, a menudo, piensa que el independentismo “va a perder de forma clara”

Barcelona, 03 de agosto de 2017 (10:36 CET)

Anna Gabriel, la líder (aunque ella diga que todas son lideresas) de la CUP, tiene dudas sobre la independencia de Cataluña. Dudar es humano… Pero no duda de que la quiera, sino de que llegue algún día: de si los independentistas ganarán y también de si, en el caso de que se consiga, será la república catalana que la CUP anhela.

En una entrevista en El Mundo, Gabriel explica el porqué de su independentismo: “No soy patriota. Soy independentista porque identifico el proyecto de ruptura con el Estado español con la ruptura con el status quo y porque me parece una oportunidad de transformación. Que quizá no llegue nunca, ¿eh? Hay muchos momentos en que pensamos que vamos a perder de forma clara”.

La dirigente de la CUP sigue con sus dudas: “¿Va a ser posible la ruptura con el régimen del 78? Pues tal vez no”. Y las lleva incluso al papel de su formación en una hipotética Cataluña independiente: “¿La independencia de Cataluña necesariamente va a comportar un proceso revolucionario como a algunos nos gustaría? Pues quizá tampoco... y algunos acabemos en las cunetas”.

Anna Gabriel: el turismo está expulsando a los barceloneses de la ciudad

Justifica la kale borroka turística

En la entrevista, Gabriel también habla del turismo, después de los últimos actos vandálicos de Arran, un grupo juvenil vinculado a la CUP, como la quema de un autobús turístico en Barcelona o el boicot a una empresa de alquiler de bicicletas para turistas. La dirigente antisistema ve “muy evidente” que el turismo es el primer problema de la ciudad y que es un “problema real de la gente”.

“Tiene un impacto cotidiano, real, físico y objetivo en todas y cada una de sus calles. Me parece obvio que se ha desbordado la marca Barcelona y que se está expulsando a la gente de esta ciudad. Ya no reconocemos los espacios, los barrios, y es urgente tomar medidas taxativas.

"Es una industria extractiva que funciona 24 horas al día, 365 días al año, y que nos va a dejar sin nada”. Se puede decir más alto pero no más claro.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad