Inés Arrimadas saludando a Quim Torra durante la sesión de investidura de este.

Arrimadas avisa a Sánchez: no perdonará concesiones a Torra

stop

Arrimadas da plantón a Torra alegando que no respeta el marco legal ni la neutralidad institucional y el president replica que él no pone condiciones al diálogo

Barcelona, 08 de junio de 2018 (13:49 CET)

La negocación entre el Govern y la Moncloa arranca ya fuertemente fiscalizada. Inés Arrimadas ha avisado de que Cs ejercerá de estricto vigilante por el lado constitucionalista (como la CUP lo será desde el bando del independentismo más irredento), y le ha delimitado el terreno al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, poco antes de la primera reunión entre el president Quim Torra y el líder del PSC, Miquel Iceta, un encuentro que marca este viernes el inicio del diálogo. 

Arrimadas había sido convocada por Torra antes que Iceta, en tanto que líder de la oposición, pero rechazó la cita. O, lo que es lo mismo, para hablar con el president exigió dos condiciones que el Govern no tiene la más mínima intención de cumplir: neutralidad institucional -y eso incluye retirar la pancarta en favor de presos y expatriados de la fachada de la Generalitat- y que Torra explicite que acata el marco legal y renuncia a la vía unilateral.

Carta de Torra

Arrimadas le pidió todo eso a Torra por carta, y el president le ha replicado con otra en la que le reitera su "disposición máxima a hablar con todo el mundo". "En nuestro caso, no pondremos ninguna condición al diálogo", escribe, e insiste en que, a su jucio, la pancarta o los lazos amarillos no son símbolos "ideólogicos o partidistas", sino "a favor de la democracia, la libertad y los derechos de la ciudadanía".

"Este diálogo, y una actitud menos crispada en el Parlament y en la actuación política", dice Torra lanzando una pulla a su interlocutora, "es lo que pide una ciudadanía lo bastante madura para tomar las decisiones que quiera sobre el futuro político de nuestro país".

Aviso a Sánchez

En lugar de la reunión con la que estaba previsto iniciar la ronda de contactos de Torra con la oposición, Arrimadas ha convocado una rueda de prensa y ha dejado claro que si Cs ya se situó en el ala dura del constitucionalismo con el PP en el poder, seguirá asumiendo ese papel como contrapartida al talante más flexible del que presumen los socialistas.

Arrimadas ha lanzado un aviso a Sánchez: Cs estará ojo avizor y no tolerará concesiones al soberanismo. “Que tenga muy presente que, cuando las peticiones de Torra no serán las de Cataluña, sino solo las de la parte de Cataluña que él representa, que es el separatismo".

Una semana después del levantamiento del 155, ha dicho, "las cosas no van bien"

La líder del partido naranja ha pedido también un pacto entre las fuerzas constitucionalistas "para proteger nuestros derechos", porque, una semana después del levantamiento del 155, ha dicho, "las cosas no van bien", una consideración para la que ha puesto como ejemplo el episodio del jueves en la Universitat de Barcelona, en la que un grupo de independentistas reventó un acto de homenaje a Cervantes que organizaba Societat Civil Catalana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad