Artur Mas anuncia tasas en la educación, más privatizaciones y el fin de las subvenciones

stop

ÚLTIMA HORA

Artur Mas y Andreu Mas-Colell.

15 de mayo de 2012 (13:02 CET)

Más de una hora tardó el President catalán Artur Mas en explicar este martes en rueda de prensa el contexto económico europeo, las dificultades de los mercados, la prima de riesgo y la deuda del Gobierno central. Toda la antesala, larga y extendida, no era gratuita: el president tenía que justificar muy bien su tercera oleada de ajustes de 1.500 millones de euros.

En una comparecencia junto al conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, el president Mas explicó las líneas muy generales de su plan: privatización de empresas públicas, suspensión temporal de las subvenciones, reducción de empleados públicos y creación de una tasa para la Formación Profesional. Pero los recortes no fueron detallados en profundidad.

Las medidas, según el president, no afectarán ni a los servicios esenciales ni al pilar del bienestar. Entre esas líneas rojas, dijo, se encuentra el despido masivo de empleados públicos. “Aunque sí se podrán hacer ajustes, despidos puntuales, por la grave situación económica”, matizó.

Las culpas

Mas quiso dejar claro que las culpas de todos los ajustes venían del exterior, del Gobierno central y de las autonomías anteriores e insistió en que su equipo sólo se ve “obligado, pero de motu propio” a recortar.

Mas aseguró que Europa se había obsesionado con el déficit, que los mercados habían perdido la confianza en España y que, para colmo de males, el Gobierno central de Mariano Rajoy no ajustaba lo suficiente. “Se siguen haciendo AVE y no disminuyen las retribuciones a los empleados públicos como lo hemos hecho aquí”, insistió.

Mas también desveló que había enviado una carta al presidente del Gobierno Mariano Rajoy quejándose porque en muchas comunidades no se pagan peajes como en Catalunya. Pero no ha recibido ninguna respuesta a lo que considera un “agravio comparativo” dentro de España.

La deuda del gobierno central


El escenario también fue aprovechado por los dos Mas (Artur y Colell) para volver a reivindicar el pacto fiscal y la disposición adicional tercera del Estatut que fija más inversiones del gobierno central en Catalunya. “Si Madrid nos pagará sólo lo que nos debe de infraestructuras el año pasado, este tercer ajuste no sería de 1.500 millones sino de 750. Sería una cosa muy diferente”, remató.

El Ejecutivo catalán no descarta nuevas medidas durante este año por la incierta situación económica de Europa y España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad