stop

El Barça ve la sombra de Jaume Roures en los intentos para desestabilizar la presidencia de Josep Maria Bartomeu

Barcelona, 30 de agosto de 2017 (05:55 CET)

Jaume Roures aparece en todas las salsas. Fue el anfitrión de la reciente cena de Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, destapó a través de Público –diario digital de su propiedad– la operación del entonces ministro Jorge Fernández contra dirigentes políticos catalanes y gestiona los millonarios derechos televisivos del fútbol. Curiosamente, el fútbol es su faceta más secreta. Muchos le sitúan en las intrigas para derrocar al presidente azulgrana Josep Maria Bartomeu y en la operación del Manchester City para tomar las riendas del Girona FC.

Un antiguo colaborador de Roures indica que está intrigando contra Bartomeu por ser precisamente el sucesor de su archienemigo, Sandro Rosell. Contra este último, todavía preso en Soto del Real, Roures interpuso un pleito judicial por espionaje. Estas fuentes añaden que a Roures le interesaría un cambio en la presidencia del Barça porque ahora “está a dos velas”. En tiempos de Joan Laporta, Roures gestionó Barça TV, el museo y otros negocios relacionados con el club. Un hipotético regreso de Laporta le podría abrir de nuevo las puertas.

El contrato del Barça con Telefónica por Barça TV vence el próximo año. Pese a tratarse de un canal temático con poca audiencia en la actualidad, muchos se han interesado en su gestión. Sería un caramelo para Roures. Bartomeu nunca lo ha criticado en público. Sin embargo, en el entono del actual presidente azulgrana creen que Roures está resentido con ellos. Temen su venganza.

La fuga de Neymar

Bartomeu nota el aliento de Roures en su cogote. En la Masía ven sombra del poderoso gestor de los derechos televisivos del futbol español en muchas operaciones que les han desestabilizado. Para empezar, Nasser Al-Khelaifi, el propietario del Paris Saint-Germain, el equipo que se ha llevado a Neymar, también preside la televisión de pago Bein Sports. Curiosamente, Roures controla la franquicia española de Bein.

En el Barça también están inquietos por la operación que ha convertido al Manchester City y a Pere Guardiola, el hermano pequeño de Pep Guardiola, en los dueños del Girona FC. El nombre de Roures no aparece por ningún lugar, pero sus enemigos intuyen que está en el meollo de la operación desde el primer momento. Pere Guardiola fue socio de Roures en Media Base Sport, una empresa de representación de futbolistas. Además, el primer ejecutivo del club gerundense, Ignasi Mas-Bagà, había trabajado como directivo de Madia Sports Marketing, del grupo Mediapro que preside Roures.

Un portavoz oficial del Girona FC insiste en que no tienen ninguna relación con Roures que vaya más allá de las que éste ha tenido con Pere Guardiola y Mas-Bagà. Sin embargo, Diario Gol avanzó en junio de 2015, hace más de dos años, que Roures y Ferran Soriano –primer ejecutivo del Manchester City- controlarían el 80% del Girona. Soriano es otro de los enemigos de Bartomeu. Formalmente, no ha sido Roures, sino Pere Guardiola, precisamente el hermano del actual entrenador del Man City.

Polémica en la prensa británica

En un comunicado, el Girona precisa que las empresas Girona Football Group, propiedad de Pere Guardiola, y City Football Group, que tiene a Ferran Soriano como primer ejecutivo, han tomado cada una el 44,3% del accionariado. Curiosamente, esta operación casi ha pasado desapercibida en España, mientras que en Inglaterra está generando polémica. El diario The Guardian apuntaba este martes a un posible conflicto de intereses en el artículo titulado “Why Girona? Manchester City’s deal with Pep Guardiola’s brother raises questions” (¿Por qué Girona? El acuerdo del Manchester City con el hermano de Pep Guardiola plantea preguntas). El periodista David Conn incidia en las relaciones “incestuosas” que mantienen los gestores del club británico y un agente de futbolistas que, para colmo, es el hermano del entrenador. Ahora son socios en un club de futbol de la primera división española. Si la intención del Man City es ganar dinero con el Girona, el articulista recuerda que “también están ayudando a Pere, el hermano de Pep, a hacer lo mismo”.

Pep Guardiola: The Guardian recela de los negocios de su hermano Pere con el Girona FC

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tenía que estar al corriente de la operación por el control del Girona FC, club del que es seguidor. Puigdemont está relacionado con Pep Guardiola, que cerró la lista de Junts pel sí y con el que ha compartido actos independentistas, y especialmente con Joan Laporta, que aspira a regresar a la presidencia del Barça. Puigdemont puede serle de mucha ayuda. Los independentistas intentan controlar equipos de futbol. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad