Botella no se presentará a las elecciones municipales

Botella anuncia una rebaja fiscal que deberá decidir su sucesor

stop

La alcaldesa de Madrid se felicita por rebajar el 20% el IBI después de haberlo triplicado en 2013. La alcaldesa atribuye "al superávit" la reducción impositiva en un ayuntamiento con 6.000 millones de euros en deuda

05 de febrero de 2015 (00:00 CET)

La alcaldesa Ana Botella (PP) ha vuelto a anunciar decisiones que no dependen de ella sino del sucesor en la alcaldía de Madrid que saldrá electo en las elecciones del próximo 24 de mayo. Botella, que no se presentará a los próximos comicios municipales, ha festejado la rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, que se reducirá en 20% a partir del próximo año.

La medida, que según Botella ahorrará unos 74 euros de media por contribuyente, no será efectiva si el próximo Ayuntamiento no aprueba la rebaja este mismo año. Por lo tanto, el anuncio podría quedar sin efecto después de las próximas alecciones municipales.

Deuda indomable

La rebaja festejada por Botella se ha anunciado 15 meses después de que el equipo de gobierno en el Ayuntamiento triplicara la tasa del IBI para cubrir los crecientes compromisos del gobierno local. Pero ahora la alcaldesa asegura que, dada que la situación de las arcas municipales es mucho mejor que la que le dejó su antecesor, Alberto Ruiz Gallardón, el gobierno municipal puede bajar impuestos.

La alcaldesa ha cifrado el superávit en 1.389 millones de euros en el ejercicio de 2014 y ha destacado que el remanente de tesorería se ubica en los 368 millones de euros. Pero las cifras de alegría son empañadas por la deuda que arrastra el gobierno local y que cerró el año pasado en 6.000 millones de euros.

Seis veces más deuda que Barcelona

La deuda del Ayuntamiento de Madrid llegó a superar los 7.000 millones de euros a finales de 2013, pero las mejores condiciones de financiación y los planes de rescate del Ministerio de Hacienda han permitido una reducción. Pese a ello, la deuda madrileña sigue siendo, de lejos, la mayor de los ayuntamientos españoles. El gobierno local multiplica por seis los compromisos económicos adquiridos por Barcelona.

El elevado nivel de endeudamiento se remonta a la gestión de Alberto Ruiz Gallardón que ordenó la construcción de infraestructuras olímpicas antes de tener la designación de los tres Juegos Olímpicos a los que se presentó Madrid: 2012, 2016 y 2020.

El estadio olímpico, la Caja Mágica, el Madrid Arena, y, sobre todo la M-30, que terminó costando 12.000 millones de euros, fueron algunos de los proyectos que contribuyeron al sobrendeudamiento de la capital y que obligaron al gobierno a ejecutar fuertes recortes en inversiones, transporte, mantenimiento y limpieza.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad