Botella no se presentará a las elecciones municipales

Botella muestra como logro económico una deuda de 6.000 millones

stop

La alcaldesa de Madrid se jacta de haber reducido en 300 millones la deuda viva que asumió hace tres años

07 de noviembre de 2014 (21:28 CET)

Cuando Ana Botella asumió la alcaldía de Madrid a principios de 2012, el ayuntamiento de la capital tenía 6.300 millones de euros de deuda viva. Tras un fortísimo endeudamiento por las tres campañas olímpicas (2012, 2016 y 2020), el equipo de Botella logrará cerrar el año en los 6.000 millones de deuda, todo un logro a juicio de la alcaldesa saliente que se despide “con la satisfacción de haber hecho las cosas bien”.

Pero la esposa de José María Aznar se quiere despedir con una cifra aún más amigable. Sin la certeza de lo que hará el nuevo equipo que gobierne la ciudad a partir de junio de 2014, Botella asegura que en 2015 el ayuntamiento cerrará con una deuda de 5.000 millones de euros.

El equipo de Botella celebra la reducción después de haber gastado 117 millones de euros en el centro acuático, cuyo destino aún es incierto, 300 millones de euros en la Caja Mágica (que tuvo un sobrecoste del 100%) y 7.000 millones en la M-30 que costó el doble que el Canal de Panamá y cuya factura pagarán los madrileños hasta el 2040. Sólo los intereses, unos 5.000 millones, alcanzarían para otra obra faraónica similar a la M-30.

Mil millones anuales a pagar deuda


Los vencimientos de deuda y los intereses se comieron este año casi mil millones. La partida supone el primer gasto del ayuntamiento, por encima de los capítulos sociales y las inversiones. Y la situación habría sido mucho peor si el Ministerio de Hacienda no hubiese salido al rescate de las entidades locales para formalizar la refinanciación de sus abultadas deudas y reducir así el pago de intereses.

El equipo gestor del ayuntamiento ha podido reducir este año la deuda en casi mil millones (el año pasado estaba calculada en 6.700 millones) debido a las drásticas reducciones en inversiones, limpieza y mantenimiento de la ciudad.

Los cadáveres olímpicos

Durante la legislatura, el consistorio ha tenido que recurrir a tres rescates del Gobierno central para hacer frente a los compromisos con los proveedores. Ahora el próximo equipo tendrá que decidir el futuro de las instalaciones olímpicas inservibles, como el Centro Acuático. Terminarlo costaría otros 50 millones más el mantenimiento anual, pero el derribo también supondría una factura millonaria.

La deuda del Ayuntamiento de Madrid es cuatro veces la de Barcelona (unos 1.200 millones) y supera también la de comunidades como Andalucía y Extremadura.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad