El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrrizosa, ya se enfrentó a Roger Torrent por los lazos amarillos en el Parlament

Bronca en el Parlament por un lazo amarillo

stop

Roger Torrent suspende el pleno del Parlament después de que Cs retire por su cuenta un lazo colocado en los bancos vacíos del reservados para el gobierno

Iván Vila

Economía Digital

El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrrizosa, ya se enfrentó a Roger Torrent por los lazos amarillos en el Parlament

Barcelona, 25 de mayo de 2018 (11:36 CET)

A falta de políticas sobre las que discutir, el Parlament se ha enfangado este viernes en una bronca sobre los lazos amarillos, que se ha saldado con la suspensión de la sesión. Un lazo, en concreto, que al inicio del pleno ha aparecido colocado en uno de los escaños del banco reservado al gobierno, vacío, claro está, salvo por la presencia de Quim Torra.

El caso es que el escaño escogido está situado justo delante de los de Cs, y el portavoz de la formación naranja, Carlos Carrizosa, ha exigido su retirada, a lo que el presidente de la cámara, Roger Torrent, se ha negado, por lo que Carrizosa ha optado por quitarlo él mismo. Torrent le ha instado a devolverlo a su sitio, pero el diputado de Cs se ha negado, y Torrent ha acabado suspendiendo el pleno y llamando a los portavoces a capítulo a su despacho. 

 

 

Con apenas tres puntos en el orden del día, no era el de este viernes en el Parlament uno de esos plenos que ya vienen tensionados de casa. Si acaso, la propuesta de crear una comisión de investigación sobre el espionaje político era la única de la que podía esperarse que propiciase cierta esgrima verbal. Por lo demás, tocaba aprobar las comisiones legislativas y el informe del síndico de cuentas sobre la cuenta general de la Generalitat del ejercicio pasado. Pero, situada como está desde hace meses la política catalana en la dimensión desconocida, cualquier chispa provoca un incendio.

Elsa Artadi restituye el lazo

La chispa ha sido el lazo. Normalmente, los hay ocupando cada uno de los escaños de los diputados en prisión o expatriados, pero hoy, coincidiendo con el traslado de Torra a la primera fila del hemiciclo, la reservada al gobierno, la sesión ha empezado con otro instalado justo delante del escaño de la líder de Cs, Inés Arrimadas. Su grupo lo ha volcado, para que no fuera visible, según ha explicado después Carrizosa, pero Elsa Artadi lo ha vuelto a plantar.

Acabada la intervención del sindico mayor de la Sindicatura de Cuentas, Jaume Amat, que presentaba su informe, Carrizosa ha pedido la palabra y ha protestado a Torrent, advirtiéndole que o quitaban el lazo o lo quitaría él. En ese momento, Arrimadas no estaba, y era el portavoz quien ocupaba su sitio. "Es el banco del gobierno, usted no va a quitar nada", le ha replicado el presidente, que ha pedido no convertir el hemiciclo "en un patio de escuela" y ha amenazado con suspender la sesión. Pero el diputado ha cogido el lazo y lo ha lanzado igualmente a un escaño vacío de su fila. 

Torrent le ha conminado entonces repetidamente a volver a dejarlo donde estaba, pero Carrizosa ha hecho oídos sordos. El presidente ha insistido y ha vuelto a avisar de que suspendería la sesión. Con todos encastillados, es lo que ha acabado haciendo.

Continuará

El pleno ha estado suspendido durante más de una hora. Cuando finalmente el timbre del Parlament ha avisado de que la sesión se retomaba, Torra ha entrado en el hemiciclo con el lazo en brazos y lo ha colocado en el escaño adyacente al suyo. Ese ha sido el acuerdo de mínimos: hoy, sigue en la fila del gobierno, pero lejos del grupo de Cs, para que al menos no salgan compartiendo foto con el simbolo de solidaridad con los políticos en prisión.

Lo de ahora es un pacto para salvar el pleno y, con él, la creación de las comisiones legislativas, que por ley se tienen que constituir esta semana. Pero los de Arrimadas piensan seguir insistiendo en que no haya lazos en los escaños del gobierno. Carrizosa ha explicado que Torrent les ha instado a que lo pidan por escrito. Cs se ha negado, pero ha anunciado que llevará la discusión a la reunión de la mesa del Parlament prevista para el próximo martes. Vamos, que, por otros medios, la bronca continuará.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad