Cantó, era el único crítico que quedaba en UPyD

Cantó deja el partido y da el tiro de gracia a UPyD

stop

La formación de Rosa Díez se queda sin su principal activo electoral en Valencia, donde deberá improvisar una candidatura a contracorriente

07 de abril de 2015 (10:40 CET)

Toni Cantó deja UPyD. Los rumores y amagos de las últimas semanas se han confirmado este martes. El diputado y candidato a la Generalitat Valenciana abandona el barco de Rosa Díez tras la crisis que estalló en el partido por los resultados logrados en Andalucía.

La renuncia es inmediata: desde hoy entrega el acta de diputado del Congreso y deja colgada la candidatura a las próximas elecciones autonómicas. Las encuestas señalan que en la comunidad estarían en condiciones de formar gobierno las fuerzas de izquierda (con el PSOE y Podemos al frente) si pactan entre ellos. Los escasísimos votos magenta dependían del nombre del candidato.

Acusaciones en Twitter

Que Cantó abandonaría UPyD se veía venir por declaraciones como esta: "Decepcionante rueda de prensa de Rosa Díez". Se refería a la comparecencia de su antigua jefa en la que valoró las elecciones andaluzas. "La dirección debe responsabilizarse de las decisiones que nos han traído aquí", escribía, como no, en Twitter. Estos arrebatos de sinceridad lo apartaron sin remedio de la fundadora de su ya ex partido.

La formación queda fragmentada y a expensas de la improvisación en uno de sus principales fortines. Junto a la Comunidad de Madrid, la valenciana era la plaza electoral más prometedora… hasta hace unos días.

Sin expectativas electorales

Ninguna encuesta publicada desde los comicios del 22 de marzo da presencia institucional a UPyD en ninguna de ellas, realidad mediática que ha echado más leña al fuego: a un lado están los fieles a Díez, que se negaron a pactar en su día con Ciudadanos y que aún se mantienen en sus trece. Del otro, los rebeldes que buscan el modo de unir los dos partidos, único salvavidas posible según los observadores.

Las expectativas demoscópicas dilatan la cicatriz. Cantó era el único miembro de la facción crítica que quedaba. Desde las andaluzas, cinco miembros del consejo de dirección de UPyD también devolvieron el carné con duras críticas hacia Díez. El actor, descendido de los escenarios, se convirtió en la única voz discordante. Hasta hoy. Díez se queda sin oposición y sin cartel electoral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad