Eduardo Garzón, asesor del Ayuntamiento de Madrid despedido por Manuela Carmena.

Carmena destroza a los Garzón tras reenviar a Eduardo al paro

stop

Manuela Carmena abre un profundo malestar en Izquierda Unida después de que Eduardo Garzón perdiera su sueldo de oro

Madrid, 20 de diciembre de 2017 (20:53 CET)

Con 29 años, Eduardo Garzón, hermano del secretario general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, había logrado al fin su primer trabajo estable. Garzón sólo había trabajado como asistente del eurodiputado Javier Couso durante poco más de un año, además de sus colaboraciones a destajo en radios, televisiones y diarios.

El joven economista, que se licenció con honores en la universidad, según él mismo detalla en su currículum, al fin había logrado un empleo estable en su vida. Desde enero de 2016 se dedicaba a asesorar a su amigo y compañero de partido, Carlos Sánchez Mato, que lo había enchufado en la concejalía de Hacienda con un sueldo bruto anual de 53.000 euros.

Pero cuando el futuro laboral parecía sonreír al joven economista, apareció Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, que decidió no sólo fulminar a su jefe, el concejal de Hacienda Carlos Sánchez Mato, sino también al propio Garzón cuya experiencia más dilatada en su currículum es de tertuliano de televisión.

Ahora Garzón tendrá que regresar al paro o aumentar la frecuencia en las tertulias y programas de televisión como el de Ana Rosa Quintana, en Telecinco, o La Sexta Noche, en La Sexta.

Malestar en Izquierda Unida

Los Garzón no han podido ocultar el gran malestar que ha ocasionado el despido fulminante del hermano menor. Eduardo ha dirigido su ira contra la alcaldesa de Madrid al insinuar que su despido y el del concejal Carlos Sánchez Mato han sido motivados por oscuros intereses.

“Ganar tiempo era la mejor estrategia, porque se podían ganar los recursos en los tribunales o se podía cambiar la Regla de Gasto en el Congreso.

No obstante, y sin que pudiésemos entenderlo, la alcaldesa ordenó que el plan económico se llevase cuanto antes al Pleno”, escribió Garzón en su cuenta de Twitter tras su destitución.

La destitución ha abierto la caja de los truenos en Izquierda Unida. El hermano mayor, Alberto Garzón, tampoco ha querido ocultar la molestia por la destitución de su hermano y su amigo Carlos Sánchez Mato y se ha hecho eco de las declaraciones del concejal destituido, que ha criticado que Manuela Carmena por plegarse a las exigencias presupuestarias del ministerio de Hacienda y del ministro Cristóbal Montoro.  

El despido de Sánchez Mato y de Garzón, paradójicamente, ha sido celebrado por la vieja Izquierda Unida. Parte de la agrupación de Madrid, que considera a los Garzón como unos traidores, ha celebrado la destitución.

“Traidores traicionados por traidores. Yo que los conozco bien a todos, os deseo lo que os merecéis. Ya sabes, Mauricio (Valiente, concejal de Ahora Madrid), parece que te queda poco”, publicó en un mensaje de Twitter Raquel López, la candidata oficial de Izquierda Unida en Madrid que quedó fuera del Ayuntamiento de Madrid por el ascenso de Ahora Madrid. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad