Carod Rovira presume del origen catalán de los himnos latinoamericanos

stop

El ex vicepresidente de la Generalitat descubre que la mayoría de las canciones patrióticas latinas fueron compuestas por catalanes

Carod Rovira en marzo de 2009, durante una visita oficial a Ecuador cuando era vicepresidente de la Generalitat / EFE

en Barcelona, 07 de diciembre de 2015 (18:52 CET)

Los estudios del Institut Nova Història han descubierto que Cristóbal Colon, Miguel de Cervantes, Santa Teresa de Ávila y Erasmo de Rotherdam eran catalanes. También han averiguado que El Quijote y La Celestina se escribieron en catalán, pero los censores de la Inquisición los tradujeron al español y quemaron los originales para que nadie supiese de su verdadera procedencia.

Ahora es Josep Lluís Carod Rovira, el ex vicepresidente de la Generalitat, quien ha hecho otro descubrimiento digno de mención: los himnos nacionales y canciones patrióticas de países como Cuba, Argentina, Chile, Panamá, México, Puerto Rico o Paraguay fueron escritos todos ellos por compositores catalanes.

Lucha independentista

"En Cuba, por ejemplo, la canción La Palma se convirtió en símbolo de la revuelta independentista contra España", recuerda Carod en el artículo Himnes nacionals publicado este domingo en el diario El Punt Avui. La Palma era obra de Rafael Palau, un catalán instalado en Camagüey, que "participó activamente en la lucha independentista".

Palau es sólo el primer nombre de una larga lista. Blai Parera escribió el himno argentino en 1813. Hoy es una celebridad en aquel país, pues con su nombre bautizaron un municipio en la Pampa y una calle en Buenos Aires. Además, en 1933 un grupo de escolares catalanes sufragó el coste de trasladar a Argentina piedra de Montserrat para esculpir el monumento a Parera. Y por si fuera poco, Carod ha podido saber que la urna donde se conserva la partitura  original del himno también es obra de un catalán, el escultor Torquat Tasso.

Canción perdurable

Otros dos catalanes, Leopold Corretger y Enric Morera, vivieron también en Argentina y contribuyeron a construir la mitología de los himnos catalanes en América Latina. Corretger compuso Himno a Sarmiento, cuyo éxito fue tan perdurable que aún se canta en las escuelas. Y Morera, el famoso autor de la Santa Espina, aprovechó se estancia allende los mares para escribir un Himno a la patria (argentina) y Mayo, una canción escolar.

Ramon Carnicer se trasladó de su Tàrrega natal a Chile y allí escribió el himno nacional chileno en 1828. Pero la cosa sigue y sigue, porque resulta que Jaume Nunó, original de Sant Joan de les Abadesses, se presentó a un concurso en México en 1854, lo ganó y compuso el himno mejicano. Nunó está enterrado con los hombres ilustres del DF.

Marcha Panamá, un 'hit'

Las investigaciones a las que ha tenido acceso Carod le han llevado a saber que el autor del segundo himno de Panamá… también es catalán. Se trata de Albert Galimany, natural de Vilafranca, que compuso La bandera panameña, Soldados de la independencia y su gran hit, Marcha Panamá, que sonó en la inauguración del canal.

La borrinqueña es el himno de Puerto Rico. Y ¡cómo no! fue escrito por un catalán de Reus, Fèlix Astol. Paraguayos, ¡República o muerte! Así arranca el himno de Paraguay que, evidentemente, compuso un catalán, el barcelonés Jaume Segalés, que había sido alumno del Orfeó Català antes de mudarse a América. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad