Jordi Pujol Ferrusola (centro) antes de declarar por tercera vez ante el juez José de la Mata en mayo de 2017. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Caso Pujol: la sombra de Grand Tibidabo amenaza de nuevo al clan

stop

Los abogados de Grand Tibidabo solicitan al juez que interrogue de nuevo a Jordi Pujol Ferrusola por los favores que recibió de Javier de la Rosa

Josep Maria Casas

Economía Digital

Jordi Pujol Ferrusola (centro) antes de declarar por tercera vez ante el juez José de la Mata en mayo de 2017. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Barcelona, 22 de agosto de 2019 (04:55 CET)

Grand Tibidabo salpica el caso Pujol. Los actuales representantes legales de Grand Tibidado se han dirigido al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata para que interrogue de nuevo, como investigado, a Jordi Pujol Ferrusola. Sospechan que se desviaron fondos de la compañía, cuando la presidía Javier de la Rosa, a una cuenta de la familia Pujol en Andorra.

En un escrito dirigido al juez De la Mata en julio pasado, los abogados de Grand Tibidabo solicitaron la práctica de diversas diligencias entre las que incluyeron un nuevo interrogatorio al primogénito de los Pujol. Pidieron que declare ante el juez este mismo mes de agosto. Quieren evitar que se cierre la instrucción –si no se prorroga, la actual fase finaliza el próximo 23 de septiembre– sin que Jordi Pujol júnior declare sobre los supuestos fondos que recibió de Javier de la Rosa.

A tenor de lo que se expone en los informes de la UDEF, pretenden que se aclare si la empresa Catalana de Mitjans de Comunicació ingresó fondos en las cuentas de la familia Pujol en Andorra que tenían su origen en Grand Tibidabo. Estos fondos procederían supuestamente de las comisiones pagadas por la venta a la Generalitat, en 1991, del edificio del Consorcio Nacional del Leasing (CNL) de la avenida Diagonal de Barcelona, que era propiedad de Grand Tibidabo.

El juez de la Mata trasladó la petición de los abogados de Grand Tibidabo a la fiscalía para que se pronuncie sobre la conveniencia o no de un nuevo interrogatorio a Jordi Pujol júnior. Por su parte, la UDEF insiste en su último informe, fechado el 30 de julio, en las sospechas de que la familia Pujol pudo beneficiarse de las comisiones pagadas por la venta del edificio del CNL a la Generalitat.

Por el tiempo transcurrido, este caso no tendría consecuencias penales para la familia Pujol. Sin embargo, si se confirmase que recibieron ingresos ilegales, Grand Tibiado podría reclamar su devolución.

Empresa disuelta y en liquidación

Grand Tibidabo se disolvió formalmente el pasado mayo. Ahora se encuentra en fase de liquidación para resarcir en lo posible a sus cerca de 10.000 accionistas. En 2008, De la Rosa fue condenado a tres años de cárcel por la descapitalización de la compañía. Se le acusó de apropiarse de 68 millones de euros entre 1991 y 1994.

El despacho de abogados Miralbell Guerín se encarga de la representación legal de Grand Tibidabo y es el que solicitó el nuevo interrogatorio a Jordi Pujol júnior. Además, en su escrito al juez De la Mata, propusieron otras dos diligencias: que se tome a declaración a Antoni Perramón, que fue director general de patrimonio de la Generalitat a principios de los noventa, y que se incorpore parte de la documentación judicial del caso Grand Tibidabo al sumario por el que se investiga la fortuna de los Pujol.

Así, solicitan que se requiera a la Audiencia de Barcelona diversos documentos del proceso judicial contra Javier de la Rosa por el caso Grand Tibidabo. Entre estos reclaman las declaraciones efectuadas por el financiero y por Lluís Prenafeta, ambos como inculpados, o el informe policial de las cantidades pagadas por la venta de la sede del CNL.

Las cuentas andorranas

En el informe resumen del pasado julio, la UDEF insiste en que las cuentas bancarias de la familia Pujol en Andorra pudieron recibir fondos de Grand Tibidabo. Respecto a la venta del edificio del CNL, por un importe en pesetas equivalente a más de 25 millones de euros, los investigadores recuerdan que se derivó una “injustificada comisión” de 1,5 millones a Acie, una sociedad controlada por el propio De la Rosa.

Estos fondos se distribuyeron supuestamente entre otras emprasas, como Coterma, controlada por Prenafeta, y Catalana de Mitjans de Comunicació, una editora situada en la órbita convergente. Los investigadores sospechan que esta última hizo un ingreso de 56.000 euros en una cuenta andorrana de los Pujol una semana después de cerrarse la venta del edificio de la Diagonal.

La UDEF ha realizado un ejercicio de arqueología financiara para intentar explicar el origen de la supuesta fortuna ilegal de los Pujol que calculan en 290 millones de euros. Para ello se remontan a viejos casos como Banca Catalana o Grand Tibidabo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad