CDC rechaza ahora crear estructuras de estado fuera "del marco vigente"

stop

PROCESO SOBERANISTA

Josep Rull, Artur Mas y Lluís Corominas, en la ejecutiva de CDC.

Barcelona, 02 de marzo de 2015 (15:00 CET)

Freno de mano. Poco a poco. La dirección de Convergència Democràtica no quiere violentar el marco legal, de la Constitución y el Estatut, aunque sea consciente que para iniciar un camino real hacia la independencia en algún momento lo deberá hacer.

La portavoz del partido, Mercè Conesa, ha asegurado, tras la ejecutiva de CDC, que "no se trabajará en estructuras de estado que estén fuera de la legalidad vigente".

Con ello, la dirección convergente se desmarca de los republicanos, quienes, tras el dictamen del Consell de Garanties, invalidando esas estructuras de estado, entienden que se deberá desobedecer ese marco legal para avanzar hacia un estado propio.

No ha llegado el momento de romper con el estado

Convergència considera que fueron las enmiendas introducidas por Esquerra las que ahora se considera que vulneran la Constitución y el Estatut. Pero está dispuesta a negociar el texto ahora para que puedan enmarcarse en el Estatut. "No estamos en ese escenario, no ha llegado el momento", ha asegurado Conesa, sobre la posibilidad de romper con la Constitución y crear un estado propio.

La idea es rehacer el consenso, y aprobar esta semana la legislación que permita el desarrollo de esas estructuras de estado, como la Hacienda propia, "para que todo esté preparado de cara a las elecciones del 27S".

El partido que preside Artur Mas vive en una gran confusión. El ex secretario general, Oriol Pujol, dará cuentas este lunes en el Parlament de su supuesta vinculación en el caso ITV, en el seno de la comisión de investigación sobre fraude fiscal. La actual dirección de CDC le arropará, y espera que "se disipen todas las dudas". Pero el desgaste para el partido es enorme.

El congresodel partido, en 2016

Este sábado, Convergència celebrará un consejo nacional que debe servir como pistoletazo de salida para el congreso. La dirección interpelará a los consejeros, para que inicien un proceso sobre la propia organización interna, y sobre la posible elección a través de primarias de sus cargos. Pero todo está muy verde.

El congreso no llegará hasta los primeros meses de 2016, porque el ciclo electoral lo impide organizar antes, aunque la cúpula de CDC lo querría. Artur Mas ha dado instrucciones para que se aplace todo. Lo prioritario son las elecciones municipales, las autonómicas del 27 de septiembre, y las generales de finales de año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad