La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. EFE
stop

Los partidos de la oposición ya cocinan sus candidaturas a las municipales de 2019. El Pdecat arranca la campaña de las primarias para escoger alcaldable

Barcelona, 12 de abril de 2018 (21:03 CET)

“La oposición ha comenzado la precampaña electoral”. Así evaluó Ada Colau el plenario del pasado martes, en el que encajó dos de las derrotas más abruptas desde que alcanzó la alcaldía y vió como dos de sus proyectos estrella, la multiconsulta y la conexión del tranvía por la Diagonal, se estrellaban contra el muro de un pleno municipal en el que su debilidad (Barcelona en Comú tiene 11 de los 41 ediles) se hace cada vez más flagrante.

Asediado y cada vez más aislado, el gobierno municipal en minoría de Colau afronta un último año de mandato que apunta a via crucis mientras la oposición afila los cuchillos y prepara el asalto a la alcaldía, en muchos casos, primarias mediante, técnica al alza que, más allá de la mejora que suponga en términos de democracia interna, proporciona a los partidos que las activan un plus de exposición mediática que les ayuda a popularizar al candidato.

El Pdecat, en campaña

Este jueves ha sido el turno del Pdecat, que por primera vez, escogerá a su alcaldable en Barcelona mediante primarias, lo que “no deja de ser un lanzamiento con todas las letras para combatir el modelo Colau”, ha defendido la presidenta del Pdecat en Barcelona, Mercè Homs.

Los neoconvergentes, que arrancaron el proceso hace un mes, han dado el disparo de salida a la campaña, una vez validados los avales de los dos aspirantes, Neus Munté y Carles Agustí, que tenían que conseguir los de al menos 100 militantes y 500 ciudadanos. La ex consellera ha obtenido 244 de los primeros y 746 de los segundos, y Agustí, 127 y 799, respectivamente. La decisión la tomarán los militantes en una elección que se celebrará los días 11 y 12 de mayo.

El partido arranca el proceso sin mojarse sobre la propuesta lanzada por Jordi Graupera

El partido arranca el proceso sin mojarse sobre la propuesta lanzada por el filósofo Jordi Graupera de organizar una primarias de las que salga un único alcaldable independentista a Barcelona.

Preguntada por este particular, Homs ha tirado por el camino del medio: “El Pdecat no será un impedimento para que haya una lista unitaria, transversal y en la que pueda identificarse mucha gente, sean independientes, plataformas u otros partidos”, ha dicho, para acto seguido poner en valor a la propia formación como centro a partir del cual armar cualquier eventual coalición. “Somos una herramienta fundamental porque somos el principal partido de la oposición, por el bagaje que tenemos y por nuestras ambiciones futuras”.

La ambivalencia no puede sorprender a nadie teniendo en cuenta no solo que la vía Graupera no pasa aún del estado embrionario, sino también que Agustí no ve con malos ojos la fórmula propuesta por el filósofo, mientras que Munté se muestra mucho más escéptica.

Bosch y Collboni, sin oposición

Más reticencias incluso hay entre las filas de ERC, el único partido que ya ha ungido a su alcaldable: volverá a ser Alfred Bosch, que no ha tenido ninguna oposición y que es un aspirante con nula química con los comunes y, en concreto, con la alcaldesa, a la que aspira a desbancar. Bosch, una vez ratificado, también ha lanzado este jueves su candidatura con una conferencia titulada "La fórmula Barcelona".

El PSC también arrancó la semana pasada los preliminares de cara a unas primarias, de nuevo abiertas, como hace cuatro años. Pero todo apunta que no se llegarán a celebrar. Los socialistas abrieron el plazo para presentar candidaturas el 3 de abril, y solo se ha presentado su actual jefe de filas, Jaume Collboni. Salvo sorpresa mayúscula, será proclamado candidato automáticamente tras el próximo consejo de la federación de Barcelona, previsto para las próximas semanas.

Carina Mejías aspira a volver a presentarse, pero en el partido le buscan rival

Cs también prevé hacer primarias, pero en su caso se convocan simultáneamente en toda España, y no hay todavía fecha ni siquiera aproximada. La actual líder del grupo municipal, Carina Mejías, aspira a volver a presentarse, pero en el partido le buscan rival.

También es una incógnita a estas alturas si Alberto Fernández Díaz, que entre sus dos etapas en el Ayuntamiento acumula 27 años como concejal, volverá a encabezar la lista del PP, como ha hecho en las últimas cuatro contiendas electorales. Lo que sí se sabe es que los populares no harán primarias.

La CUP son un caso aparte. La formación de extrema izquierda independentista, que aún tiene que decidir si se presenta en solitario o vuelve a coaligarse con otros colectivos, como hizo en las municipales de 2015, funciona de forma asamblearia, y no tiene la elección de syu cabeza de lista entre sus prioridades.

Colau repetirá

Con todos sus rivales calentando motores, Colau ha insistido tras el doble castigo del tranvía y la multiconsulta en que aspirará a un segundo mandato. Los comunes también tienen sus mecanismos de democracia interna pero a nadie se le escapa que, como ya pasó cuando se montó la candidatura que llevó a la ex líder de la PAH a la alcaldía, unas primarias con Colau de por medio, como en el caso del PSC con Collboni, no serán más que un mero trámite.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad