CiU enmendará en el Senado la ley de cajas al gusto de Fainé

stop

El fondo de reserva dependerá de los bancos y no de las fundaciones y se establecerá una prórroga de tres años para que los presidentes de las entidades retengan el poder que acumulan hasta la fecha

Fainé en su última visita a Moncloa | EFE

08 de noviembre de 2013 (20:23 CET)

La ley de cajas alcanza su último trámite político antes de entrar en vigor. El texto se ha registrado en el Senado y se debatirá en la segunda quincena de noviembre.

En este impás, Convergència i Unió presentará dos mociones pactadas previamente con el Partido Popular, según ha podido saber Economía Digital en fuentes de la formación política. Una vez enmendada, tornará al Congreso con novedades notables.

En primer lugar, se extenderá una prórroga para que los actuales presidentes de las cajas de ahorros mantengan la actual parcela de poder durante tres años más. La propuesta original estipulaba un único año de margen. Además, se modificará otra parte sustancial: el fondo de capital de reserva dependerá de los bancos surgidos del negocio financiero de estas instituciones históricas.

Fundaciones desarmadas

Las fundaciones, que gestionan la obra social y la propiedad de los bancos, quedarán desarmadas ante posibles eventualidades. Las conversaciones para alcanzar este escenario se han producido al más alto nivel y han coincidido con el proceso de subasta de Novagalicia, en cuya adjudicación está interesada La Caixa.

El mapa de cajas en España ha quedado fulminado tras la reconversión del sector. Según la nueva norma, introducida por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), tuvieron que dividirse en dos: un banco al uso y una fundación que lo posee.

La mayor superviviente es, precisamente, la entidad que preside Isidro Fainé. El banquero catalán cumplirá 75 años cuando finalice el máximo temporal durante el que podrá simultanear la presidencia de Caixabank y La Caixa. En una situación similar están Ibercaja, Kutxa y Caixa Ontinyent.

El Gobierno cede a los nacionalistas

Pasado ese plazo, todo el poder recaerá en el banco, ya que la reserva de capital cambiará de titularidad. El Gobierno atiende de este modo a las pretensiones de los nacionalistas vascos, aunque durante el trámite en el Congreso fue rechazada su propuesta.

El presidente de la Kutxa, Mario Fernández, optó por comandar la pata bancaria. El PNV ha defendido durante las negociaciones la incompatibilidad entre ambos cargos. La ley de cajas se aprobará en el Congreso en su último pleno antes de Navidad. Las discusiones en la Cámara Alta terminarán en la primera quincena de diciembre.

Tras el visto bueno de las Cortes, entrará en vigor a principios de 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad