Colau camina por la cuerda floja hacia la cuestión de confianza

stop

Los grupos de la oposición vuelven a poner en evidencia la soledad política de la alcaldesa de Barcelona al rechazarle los presupuestos

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. / EFE

Barcelona, 23 de diciembre de 2016 (12:17 CET)

Toda la oposición en bloque, desde el PP a la CUP, han tumbado los presupuestos municipales de la alcaldesa Ada Colau en el pleno de este viernes. Tal como estaba previsto, la alcaldesa se someterá a una cuestión de confianza en el plazo de un mes. Si los grupos de la oposición son incapaces de consensuar un candidato alternativo a la alcaldía, las cuentas municipales se aprobarán de manera automática.  

La oposición ha vuelto a poner en evidencia la soledad política de Ada Colau. No ha conseguido aprobar el Plan de Acción Municipal (PAM), ni las nuevas ordenanzas municipales ni tampoco los presupuestos. Además, tiene encallados asuntos claves para la ciudad como el plan de alojamientos turísticos, las terrazas o la expansión del tranvía.  

El concejal Joaquim Forn, de CiU, indicó que la entrada del PSC en el equipo de gobierno no ha supuesto ningún cambio, ninguna apertura, porque se encuentran "más aislados que nunca". Carina Mejías, de Ciudadanos, instó al socialista Jaume Collboni a dar explicaciones.  

El socialista Collboni carga contra la oposición

Jaume Collboní, segundo teniente de alcalde y líder del PSC, reprochó a la oposición que hayan optado por "un debate político, que es legítimo, en vez de uno presupuestario". En su opinión, con esta vía no intentaban resolver los problemas de la ciudad sino tan sólo desgastar al gobierno municipal.  

Ada Colau, de BComú, reconoció la existencia de "discrepancias" con sus socios del PSC, aunque esto no ha impedido que pongan "la unidad por delante". Sobre las alusiones a su soledad política, la alcaldesa recordó que ha sido capaz de llegar a acuerdos con los gobiernos de Carles Puigdemont y de Mariano Rajoy, en cuestiones como la financiación del transporte.  

La alcaldesa ha sido muy dura con Alfred Bosch, de ERC, del que dijo que su grupo es capaz de ponerse de acuerdo con formaciones de derecha como el PDECat, la nueva formación de los convergentes, cuando no ha brindado apoyo a las fuerzas de izquierda que gobiernan el Ayuntamiento de Barcelona.

Los presupuestos no contemplan partidas para municipalizar servicios 

La CUP también ha dejado a Colau en la estacada. Maria Josep Lecha criticó a la alcaldesa por preferir "un automatismo legal" como es la cuestión de confianza a una negociación para aprobar las cuentas. Esta concejal apuntó que los presupuestos no contemplan ninguna partida para la municipalización del suministro de agua o de la recogida de basuras.  

Ahora la oposición dispone de un mes de plazo para consensuar un candidato a la alcaldía. El portavoz de CiU, Joaquim Forn, dijo que se ven "en la necesidad de buscar una alternativa", pero no se comprometió a encontrarla. Admitió que la "aritmética" salvará a Colau si, como es previsible, la oposición no presenta un candidato. Para ello sería necesario el voto a favor de cuatro grupos.  

El anterior alcalde, Xavier Trias, ya se sometió a una cuestión de confianza. Gerardo Pisarello y Ada Colau recordaron a los concejales de CiU que este camino lo abrió su actual jefe de filas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad