La deriva independentista de Colau agrieta el gobierno de Barcelona

stop

La alcaldesa de la ciudad asistirá a la cumbre independentista que convoca Puigdemont. El mismo día, la oposición tumbará los presupuestos municipales

Jaume Collboni (PSC) y la alcaldesa Ada Colau (BComú), en una imagen de archivo. EFE

Barcelona, 15 de diciembre de 2016 (20:07 CET)

Crece la tensión entre el PSC y Barcelona en Comú (BC), las formaciones que gobiernan el Ayuntamiento de Barcelona. El segundo teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, exige "prudencia" a la alcaldesa, Ada Colau, para que "no comprometa al gobierno de la ciudad" por su decisión de asistir a la cumbre en favor del referéndum de independencia de Cataluña.  

Después de que se confirmase que Colau asistirá el próximo 23 de diciembre a la reunión convocada por presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (JXSI), para visualizar los apoyos con que cuentan los partidarios del referéndum, Collboni recordó a Colau que el gobierno de Barcelona "no es independentista".  

Collboni señala que Colau está en su derecho de asistir a la cumbre independentista, pero sólo en representación de BC, para "no comprometer el gobierno de la ciudad ni del conjunto de los ciudadanos de Barcelona". Añadió que el gobierno municipal es "plural y de izquierdas, no independentista" porque el acuerdo entre PSC y BC "deja fuera aquellas cuestiones que van más allá del ámbito estrictamente municipal".  

"La solución de la relación de Cataluña con el resto de España pasa por el diálogo y el acuerdo, desde el respeto a las leyes vigentes; y esta es la vía que los socialistas continuaremos defendiendo a través de una reforma Constitucional en clave federal", subrayó Collboni.

Coherencia a la alcaldesa

Desde el grupo municipal del PSC se advierte sobre la "incoherencia" que supone el hecho de que las formaciones que defienden abiertamente un referéndum legal y acordado con el Estado también asistan a una cumbre convocada con la voluntad explicitada de llevar a cabo un referéndum de forma unilateral.

"Hay que recordar que Puigdemont, que sí preside un gobierno independentista, reclamó un referéndum 'si o si', una vía unilateral que sólo conduce a la frustración y a alimentar sus argumentos para unas inevitables e inminentes elecciones", apunta Collboni.  

El segundo teniente de alcalde recuerda a Colau que el mismo día de la cumbre independentista se ha convocado el pleno para votar los presupuestos municipales. Si no superan este trámite, la alcaldesa deberá someterse a una cuestión de confianza. No obstante, Colau ya ha decidido que, por la mañana, asistirá al pleno, donde previsiblemente la oposición tumbará sus cuentas, y por la tarde asistirá a la cumbre de Puigdemont.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad