Nuria Marín y Jaume Collboni en un acto electoral de la campaña de las municipales del pasado mayo. Son la presidenta y vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona. /EFE/ Andreu Dalmau

Concejales de Barcelona se refugian en la Diputación para cobrar más

stop

Los concejales Ferran Mascarell y Neus Munté, de JxCat, y Celestino Corbacho, de Ciudadanos, cobrarán 90.000 euros anuales de la Diputación de Barcelona

Josep Maria Casas

Economía Digital

Nuria Marín y Jaume Collboni en un acto electoral de la campaña de las municipales del pasado mayo. Son la presidenta y vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona. /EFE/ Andreu Dalmau

Barcelona, 26 de julio de 2019 (04:55 CET)

Los políticos que pueden elegir entre dos sueldos públicos suelen quedarse con el más elevado. Eso también ocurre en la Diputación de Barcelona. Tres concejales de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona –dos de Junts per Catalunya, Ferran Mascarell y Neus Munté, y uno de Ciudadanos, Celestino Corbacho–, prefieren el sueldo de la Diputación, al igual que su nueva presidenta, la socialista Núria Marín, que renuncia a la retribución de alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat.

Nuria Marín debía elegir entre dos sueldos públicos: los 80.010 euros brutos anuales de alcaldesa de L’Hospitalet o los 104.564 euros brutos anuales de presidenta de la Diputación de Barcelona. Y ha elegido el más alto.

Marín compaginará la alcaldía con la presidencia de la Diputación aunque su sueldo saldrá de esta última corporación. Curiosamente, en el último pleno del Ayuntamiento de l’Hospitalet se acordó que su retribución alcanzaría los 80.010 euros, cerca de un 9% más que en el anterior mandato. Sin embargo, se quedará finalmente con el sueldo de la Diputación, 24.500 euros más elevado. Eso no impide que pueda recibir dietas por su actividad municipal.

Otros miembros del pleno de la Diputación que podían elegir entre dos sueldos públicos también han optado por el más suculento. Entre ellos se encuentran tres concejales de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona: dos de Junts per Catalunya, Ferran Mascarell y Neus Munté, y otro de Ciudadanos, Celestino Corbacho.

Mascarell, Munté y Corbacho podían elegir entre los 56.387 euros brutos anuales que les corresponden como concejales de la oposición y los 90.672 euros brutos anuales que se asignan a los vicepresidentes de la Diputación y a los presidentes de grupos políticos. No han tenido dudas. Prefieren cobrar de la Diputación, que les supone cerca de 34.300 euros más.

Mascarell es vicepresidente tercero de la Diputación mientras que Munté y Corbacho presiden sus respectivos grupos políticos en el pleno de esta corporación. La remuneración de estos cargos es superior a la de concejal raso de la oposición.

Collboni se queda con la paga municipal

El socialista Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona y vicepresidente primero de la Diputación, también cobrará el sueldo más alto, aunque en su caso es el del Ayuntamiento. Como teniente de alcalde le corresponden 98.192 euros brutos anuales, cerca de 7.500 más que los 90.672 euros que obtendría en la Diputación su pidiese la dedicación exclusiva.

Sin embargo, Collboni no se ha decantado por el dinero sino porque seguirá centrando su dedicación en el Ayuntamiento de Barcelona. Es de los miembros del gobierno de Ada Colau más activos. A su cartera corresponden las áreas de empresa, trabajo, promoción económica, turismo y hacienda.

Al contrario de Collboni, Laura Pérez Castaño, cuarta teniente de alcalde de Barcelona y del mismo partido de Ada Colau, prefiere cobrar de la Diputación aunque la retribución sea menor. Como presidenta del grupo de los comuns en la corporación provincial, le corresponden 90.672 euros, que son menos de los 98.192 que percibiría como teniente de alcalde de Barcelona.

Sin embargo, por ser miembro de Barcelona en Comú, el importe que irá a su bolsillo en este mandato será de un máximo de 2.800 euros netos por 14 pagas al año. El resto se destina a pagar las retenciones legales y a donaciones a proyectos sociales que decide su partido. Barcelona en Comú ha incrementado este mandato un 40% la retribución de Colau, hasta los 3.100 euros netos, y un 27% la del resto de concejales, hasta los 2.600 euros, según avanzó este jueves El País.

Otra que cobra de la Diputación es su actual vicepresidenta segunda, Carmela Fortuny, de JxCat, que en las últimas elecciones municipales quedó apeada de la alcaldía de Sant Cugat del Vallès. Ahora percibirá 90.672 euros brutos anuales, más que los 79.598 que se embolsó en su último año de alcaldesa. Por cierto, la actual titular, la republicana Mireia Ingla, se rebajó el sueldo a 67.658 euros, un 15% menos.

El Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona (BOPB) publico este jueves el decreto ​firmado por la presidenta de la Diputación, Nuria Marín, en el que se establece la dedicación exclusiva de 23 miembros del pleno, incluida la suya. Los dos socios del gobierno provincial, PSC y JxCat, aprovechan para colocar a algunos de sus alcaldes y jefes de la oposición con sueldos  a partir de 5.957 euros brutos mensuales por 14 pagas al año.

El BOPB también publicó otro decreto por el que Marín nombró a los primeros 57 asesores de la Diputación. De estos cargos de confianza, 12 han sido designados por el gobierno de coalición PSC-JxCat y otros 45 por los grupos políticos. Sus sueldos ascienden a más de 3,3 millones de euros brutos anuales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad