Conde dice que los embargos buscan influir en la campaña gallega

stop

El exbanquero asegura que no es propietario de los terrenos retenidos por la Audiencia Nacional

Mario Conde

11 de octubre de 2012 (01:00 CET)

El exbanquero y candidato de Sociedad Civil y Democracia (SCD) en la elecciones gallegas, Mario Conde, ha atribuido que la Audiencia Nacional haya decretado el embargo de cinco fincas que serían suyas a un intento de “influir en la campaña electoral”, y ha retado a solicitar una comisión rogatoria que, según asegura, dictaminaría que él “no es ni propietario, ni usufructuario, ni arrendatario, ni nada”, sobre esos terrenos.

"Lo saben, pero no quieren hacerlo. ¿Por qué? Porque de nuevo, otra vez más, quieren fabricar su verdad", asegura Mario Conde en un escrito publicado este miércoles en la página web del partido SCD.

Según su versión, 12 años después de haber sido condenado a prisión por la Audiencia Nacional por los delitos de apropiación indebida, estafa y falsedad cometidos durante su etapa al frente de Banesto, jurídicamente ahora no hay "nada" nuevo más allá de que se presenta a las elecciones al Parlamento gallego del próximo 21 de octubre.

“Distraer la atención”

A pesar de que la decisión de ejecutar definitivamente los comisos sobre las cinco fincas fue adoptada por la Audiencia Nacional los pasados 12 de mayo y 1 de octubre, pero no trascendió hasta ahora, Mario Conde interpreta que esta actuación judicial también busca “distraer la atención” acerca de un supuesto informe del Consello de Contas gallego que indica que la Xunta de Alberto Núñez Feijóo desplazó 400 millones en facturas del ejercicio de 2010 a 2011.

En su escrito, Conde ataca a los jueces, a los que define como “terminales de la política en demasiadas ocasiones” y contrasta la actuación en su caso con otras decisiones judiciales, como “que se puso en libertad a un etarra asesino que no se arrepiente”. “Esa misma sala, doce años después, se pone a investigar unas fincas sin pedir comisión rogatoria y en plena campaña electoral. Que cada uno saque sus conclusiones”, asegura.

“Me advirtieron que no entrara en este lodazal. Me amenazaron con enviarme todo al aparato del Estado si concurría a las elecciones. Pero aquí estoy. Sin miedo y con el convencimiento de que el pueblo gallego sabrá juzgar por sí mismo”, concluye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad