Carles Puigdemont junto a Artur Mas. Les persigue la herencia que han recibido de Convergència. EFE/Alejandro García

El partido de Mas vende el patrimonio que no le han embargado

stop

Convergència analiza otras ventas de patrimonio además de la nueva sede que ocupan sus herederos del Pdecat

Barcelona, 11 de julio de 2017 (05:55 CET)

Convergència (CDC) planea la venta de parte de su patrimonio inmobiliario. Sus herederos del Pdecat anunciaron el pasado sábado que abandonarán su sede central, que estrenaron hace precisamente un año, porque sus propietarios han decidido venderla. El dueño de este inmueble de la calle Provenza de Barcelona es Convergència, que lo cede al Pdecat a cambio de un alquiler simbólico. No es la única joya que está a la venta.

CDC funciona en estos momentos como una empresa patrimonial. Desde hace un año no ejerce ninguna actividad política, pero siguen siendo la propietaria de decenas de locales que presta a sus herederos del Pdecat, el partido de Artur Mas. Quince de estos inmuebles figuran como garantía de una fianza judicial por el caso Palau.

Hace unos meses contrataron los servicios de una empresa externa para analizar la venta de patrimonio inmobiliario. Fuentes del Pdecat indican que, en abril pasado, los técnicos evaluaron diversos locales, entre los que destacan las sedes del partido en Sant Cugat del Vallès y Terrassa. Estos dos locales también forman parte del “catálogo” de ventas. Sobre ellos no pende ningún embargo judicial. 

Comprar a precio de ganga

Algunos inmuebles se compraron en su momento a precio de ganga. Por ejemplo, la sede comarcal de Terrassa, en la calle Nou de Sant Pere de esta localidad. Se trata de unas oficinas a pie de calle de unos 450 metros cuadrados por los que se pagaron hace ocho años cerca de 300.000 euros. Se adquirió mediante una hipoteca, que en su mayor parte queda por pagar. Sin embargo, sería un caramelo para cualquier promotor porque es posible construir nuevas plantas encima.

Estas fuentes indican que incluso se puede conseguir plusvalías con la venta de la sede central de la calle Provenza. Se adquirió hace dos años pero nunca ha transcendido el precio que pagaron. Se trata de un edificio de siete plantas con una superficie total de 2.128 metros cuadrados, según consta en la ficha del registro de la propiedad.

A la espera de la condena

Convergència está a la espera de la sentencia del caso Palau. El fiscal Emilio Sánchez Ulled apuntó tanto a CDC como a su “heredera” al solicitar que devuelvan 6,6 millones de euros. El importe corresponde a las comisiones que supuestamente recibieron de Ferrovial a través del Palu de la Música. En su momento ya depositaron las escrituras de quince locales para afrontar una fianza judicial de 3,2 millones de euros. Las fuentes consultadas indican que se están preparando para una sentencia condenatoria. Sin embargo, tienen otros pagos pendientes.

Convergència: preparan ventas de patrimonio en previsión de una condena por el caso Palau

Para el Pdecat siguen trabajando más de cincuenta empleados que en su momento fueron contratados por CDC. Cobran tarde y mal. En mayo acabaron de cobrar la paga extraordinaria de Navidad y, la semana pasada, recibieron una cuarta parte de la de junio. No saben cuanto ingresaran el resto. El partido no llega a final de mes. Fuentes internas indican que se paralizó la regularización de personal porque no podían hacer frente a las indemnizaciones. Con la venta de patrimonio, podrán completarla.

El partido de Mas también cuenta con unos pocos empleados contratados directamente por el Pdecat. Estos aseguran que están al corriente de pago. Una situación muy distinta es la de la mayoría que aún consta en nómina de CDC.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad