Carmen Calvo (i), vicepresidenta del Gobierno, conversa con Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, durante la manifestación del 8M en Madrid. Las dos dieron positivo por covid. Foto: Efe

El Gobierno culpa a Ayuso de la manifestación del 8-M

stop

Salvador Illa dice que la competencia de cancelar concentraciones era de las CC.AA e Irene Montero niega que la marcha del 8-M fuera un problema

Economía Digital

Carmen Calvo (i), vicepresidenta del Gobierno, conversa con Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, durante la manifestación del 8M en Madrid. Las dos dieron positivo por covid. Foto: Efe

Barcelona, 27 de marzo de 2020 (13:11 CET)

El Gobierno central de Pedro Sánchez se ha exculpado de las manifestaciones que transcurrieron por toda España en el pasado Día Internacional de la mujer —el 8 de marzo—, que reunió a más de 120.000 personas, solamente en las calles en Madrid. Entonces, el coronavirus ya circulaba a través de gente asintomática en una España sin medidas de contención. El Ejecutivo traslada ahora toda la responsabilidad a los gobiernos y líderes regionales—como Isabel Díaz Ayuso o Quim Torra—, a quienes endosa “la competencia”.

El Gobierno, a través del ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha pronunciado de esta manera después de que esta semana se haya abierto una vía penal contra el Ejecutivo por no prohibir el 8-M ante el virus. La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, es la que ha abierto esta vía por un presunto delito de prevaricación administrativa y/o lesiones por imprudencia profesional.

Según Illa, el Ministerio de Sanidad "no podía cancelar en esas fechas porque hasta el 14 de marzo no se decretó el estado de alarma y las competencias en esta materia las tenían las comunidades autónomas”.

El ministro insiste en su ámbito de competencia antes del estado de alerta: "Yo no puedo suspender una manifestación, no puedo suspender un partido de fútbol u ordenar una medida restrictiva". Del mismo modo, apunta que el aumento de casos registrado tras el 8M es "la fotografía" de lo que pasó entre 7 y 10 días antes, que es cuando se producen los contagios, es decir "en la última semana de febrero".

Irene Montero también elude responsabilidades

Irene Montero, ministra de Igualdad del Gobierno central, tampoco asume su responsabilidad por haber tirado adelante e incluso asistido a esas manifestaciones. Además, quita importancia a las movilizaciones que “no constituyeron el problema” en la expansión del coronavirus, porque ese mismo fin de semana, el del 7 y 8 de marzo, se celebraron “centenares de otros eventos deportivos y culturales”.

La ministra reapareció el pasado jueves ante las cámaras en una entrevista a Al Rojo Vivo y acusó al PP y a Vox de utilizar la actual crisis sanitaria para "atacar al feminismo y a las mujeres", al responsabilizar a las participantes en el 8-M de haber dado forma a un foco de contagio.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad