Ángel María Villar, presidente de la RFEF, a su llegada a las 15,03 horas a la sede de la Federación, en Las Rozas (Madrid) detenido por la Guardia Civil por presuntas irregularidades delictivas en su gestión

Estos son los delitos que recaen sobre Villar

stop

Ángel María Villar, que lleva 29 años como presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), se enfrenta a cinco delitos

Economía Digital

Ángel María Villar, presidente de la RFEF, a su llegada a las 15,03 horas a la sede de la Federación, en Las Rozas (Madrid) detenido por la Guardia Civil por presuntas irregularidades delictivas en su gestión

Barcelona, 18 de julio de 2017 (17:52 CET)

En la mañana de este martes han saltado todas las alarmas. Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han detenido al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, y a su hijo Gorka. La actuación, supervisada por el juez Santiago Pedraz, ha estado dirgida desde la Audiencia Nacional de manera conjunta con Anticorrupción. Hasta el momento, la operación bautizada como Soule, se ha saldado con otros cuatro detenidos y se espera que a lo largo de la tarde se realicen más registros.

Sobre el máximo mandatario de la RFEF recaen cinco delitos. El primero de ellos es el de corrupción entre particulares. Según las investigaciones, Villar utilizó presuntamente su influencia para conseguir que su hijo fuera nombrado director general de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Gorka Villar ocupó el cargo entre 2014 y 2016, un periodo que precisamente coincide con el estallido de casos de corrupción en ese organismo.

El segundo de los delitos que recae sobre Villar es el de apropiación indebida, sustentado en el supuesto cobro de comisiones. Aquí fue indispensable nuevamente la colaboración de su hijo, quien también habría recibido mordidas a cambio de celebrar partidos amistosos de la selección española de fútbol.

La treta se gestó, presuntamente, tras pactar los encuentros con representantes de otras selecciones. Así, las federaciones de esos países abonaban falsos servicios de asesoramiento tanto a Villar como a su hijo a través de empresas de este último.  

Los amistosos de la Selección Española fueron presuntamente la principal vía de ingresos 

Y es que las compañías de Gorka Villar están bajo sospecha. De ahí que de la relación con las mercantiles se deriven tres delitos más: administración desleal, falsedad documental y alzamiento de bienes. Las investigaciones persiguen la actividad de Sport Advisers SL, que en 2012 facturó 918.617 euros y, en 2013, 795.792. Además, el pequeño de los Villar también es propietario de otras dos firmas, Cervantilandia SL Acomodalia SL.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad