Duran exige a CiU una renovación para no ser engullida por ERC

stop

CRISIS EN CIU

El líder de Unió,  Josep Antoni Duran Lleida

29 de junio de 2014 (19:09 CET)

Josep Antoni Duran Lleida lleva meses alertando del problema. En sus cartas a la militancia de Unió, y en sus manifestaciones públicas. Y este domingo lo ha evidenciado con mayor determinación. O CiU asume que está “ante el fin de un ciclo polítco”, y busca una renovación del especio de centro, o ERC engullirá el espacio de la federación nacionalista, como demuestran las últimas encuestas públicas.

Duran, en su intervención en la XX Escuela de Verano de Unió Democràtica, en Caldes de Malavella, ha constatado que la ciudadanía no quiere saber nada de los políticos, que existe una “crisis institucional, en la política y en los partidos, y en la sociedad todo lo que huele a institución o autoridad no se quiere ni ver”.

Su discurso engarza con el protagonizado en las jornadas económicas de Sitges, organizadas por el Círculo de Economía. Duran aseguró que era necesaria una catarsis política, pero defendió el papel de los políticos, rechazando que todos deban ser vistos de la misma forma, y criticando movimientos como el de Podemos, que, a su juicio, quieren desmontar todo lo que se ha hecho desde la transición.

Unió, empujando a CiU

Pero Duran insiste en que es su propia formación política, Unió Democràtica, la que debe empujar para conseguir que CiU reaccione, y ocupe, de nuevo, “la centralidad política”, que le está arrebatando Esquerra Republicana, por un lado, y otras fuerzas políticas por otro. Así, Duran es consciente, aunque no lo ha verbalizado, que CiU también pierde apoyo electoral, aunque menor todavía, en beneficio de partidos como Ciutadans, según los expertos que siguen el día a día de las encuestas.

“Tenemos la responsabilidad de reactivar el espacio de centro. El espacio de CiU se debilita pero debemos reforzarlo. Esta es nuestra obligación, desde Unió y desde CDC. Debemos reforzar el espacio de CiU, el espacio de centro”, ha remachado. Su idea es que CiU debería ir hacia “un gran movimiento, una unión de democracia social", con un mayor compromiso con la sociedad.

Gran movimiento de centro

Duran ha insistido en que “no se trata de hacer ninguna operación de maquillaje, sino de contribuir junto con mucha gente a forjar un movimiento que dé respuesta a las crisis actuales y las supere, que vuelva a reencontrar la confianza de los ciudadanos que hoy están hartos, o en el mejor de los casos, desencantados, de la política”.

El hecho es que Duran sigue pensando en CiU como federación nacionalista, aunque podría seguir tentado en un movimiento que liderara Unió, con la incorporación de otros sectores sociales, y con el apoyo de la clase empresarial. Sin embargo, Duran ha tenido otras muchas oportunidades en el pasado más reciente, y no ha querido o no ha sabido aoprovecharlas.

Carga contra ERC

El líder de Unió ha aprovechado, como hace en todas sus intervenciones públicas, para cargar contra Esquerra Republicana, verdadero objeto de sus pullas políticas. A su juicio, CiU no debería permitir que Esquerra siga fuera del Govern, sin asumir responsabilidade de gobierno, cuando “el PSC se hunde y CiU se debilita y pierde apoyo”.

Pero el todavía secretario general de CiU no reduce las cosas. Y admite que ERC no crece sólo por el movimiento independentista, por “la palabra mágica que lo arregla todo”, sino por la percepción de la sociedad catalana de que Esquerra supone un movimiento de renovación política, y que “recoge los frutos del desencanto con la política”.

En todo caso, el mensaje a la dirección de Convergència, y también a algunos miembros de la dirección de Unió, es claro. Si no perciben que ERC desea ser hegemónica en Catalunya, los días para CiU podrían estar contados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad