El alcalde de Barcelona plantará cara a una moción de confianza

stop

PRESUPUESTOS MUNICIPALES

04 de octubre de 2013 (17:40 CET)

La responsable del área económica del ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens (CiU), ha presentado este viernes el proyecto de presupuestos para 2014. Recasens ha asegurado que el Ejecutivo encabezado por el alcalde Xavier Trias (CiU) está dispuesto a negociar con la oposición hasta el final porque de ningún modo se prorrogarán las cuentas de este año. PSC y el PP, su principal socio durante este mandato, se han mostrado reticentes.

El escaso margen para iniciar conversaciones –se vota en comisión la semana que viene y debería ir al pleno el 18 de octubre-- y las críticas a las cuentas de Trias dejan encaminado al alcalde hacia la primera moción de confianza de la historia en el Consistorio.

El presupuesto


Recasens ha definido el presupuesto como “expansivo”. Suponen un incremento del 11% respecto el año pasado hasta los 2.574 millones. La segunda teniente de alcalde ha destacado que sobre el papel se ha aumentado la inversión el 22,1%, hasta 426,3 millones. Todo ello, "sin subir impuestos" --se congelan las ordenanzas fiscales--, y sin aumentar el déficit y la deuda.

La regidora ha destacado que las inversiones se elevan hasta 527,8 millones si se incluyen 101,5 millones que se deberían conseguir con la privatización de aparcamientos municipales en el centro de la ciudad. Esta partida se destinará íntegramente a políticas de vivienda.

Críticas

El portavoz del PP municipal, Javier Mulleras, ha recordado que en junio se aprobó una proposición –con los votos de CiU-- que solicitaba conocer los presupuestos antes del 15 de septiembre. “Han presentado las cuentas tres días antes de la comisión de economía, lo que demuestra poca predisposición a negociar”, ha criticado.

El líder municipal del PSC, Jordi Martí, ha sido más tajante: “Trias ha decidido acabar el mandato aislado”. En opinión del socialista, Trias recurrirá a un mecanismo de último recurso sin haber agotado la vía negociadora.

PP y PSC han coincidido en señalar que los presupuestos tienen varios puntos débiles. Entre ellos, destaca dar por contabilizados los ingresos de la privatización de aparcamientos cuando la medida ni se ha aprobado. “Es una traición y una frivolidad hacia los principios del sistema europeo de contabilidad”, ha criticado Mulleras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad